Friday, March 28, 2014

Quise hacerte mío y terminé tuyo........ (poema)


Disfraz de Amor

Quise hacerte mío
enredarme en tu piel 
simbiotizar nuestros espíritus
respirar tu mar, llorar tus penas.

Quise hacerte mío 
terminé tuyo.
No te enteraste.


Thursday, March 27, 2014

Platos de Limoges

                              "Que otros sean lo normal." (Susy Shock)

La invitación era para cocteles a las siete, cena a las nueve, luego ir a uno( de los bares en uno de los hoteles del Condado a tomar más cocteles, para luego terminar en uno de los bares gais de Santurce.

Llegué a las siete y treinta, no quería dar las impresión de que estaba emocionado, o súper impresionado con el que me hubiesen invitado a salir con un grupo tan chic. Esa fue la palabra que usó Pepe para describirlos: chic.

- Son bien chic - dijo.

Como lo dijo tan serio, no sé si fue en tono de burla o que creía que así eran los demás invitados, chic.

Cuando llegué, Pepe todavía no estaba allí. Me lo temía. Además de ser un cínico empedernido, es medio alcohólico, y no era de dudar de que ni se apareciese por la muy elegante cena o de que andaba por los cafetines de la Placita de Mercado de Santurce. No es la primera ni la última vez que lo hace, dejar plantada a la gente para irse a beber a los bares de cualquier barrio popular. En uno de esos bares fue que lo conocí.

El grupo chic lo sigue invitando por los vínculos escolares y sociales que los unen: se crió en el mismo sector y estudió en el mismo colegio donde fueron educados los anfitriones.
"Que los normales sean otros" (Susy Shock)

Saludé con entereza, di la mano y apreté fuertemente la mano de cada uno de los otros invitados, sonreí, y con un “sí, sí” estuve de acuerdo que era amigo de Pepe, acepté una copa de vino blanco.

¡Horror!  No más ya estaba relajado y sintiéndome cómodo en el muy elegantemente decorado apartamento, medio abrí los ojos cuando vi que uno de los invitados apuntaba con su dedo, al tener de frente la bandeja de porcelana donde traían los entremeses, y decía con un leve gritito, respiración ahogada, estirando la o, - Limooges

-¿Qué carajo hago yo aquí? - me pregunté.

Mis platos no son parte de un juego, no tienen procedencia ni nomenclatura. Los compré en quincallas, pulgueros; otros son heredados o regalados. Nada cuadra en mi casa y mi vida está completamente falta de abolengo, apellidos históricos, colegios de renombre y vacaciones con mis padres en Europa.

El relajamiento duró muy poco. Peor todavía, como soy algo torpe, temía que pudiese romper un plato.

Pepe nunca llegó. Saqué mis mejores modales, cené, comparti la sobremesa, ofrecí alguna razón para excusarme y no poder acompañarlos por los bares, salí como alma que lleva el diablo.

Me sentí libre al poder abandonar aquel grupo de locas estreñidas por la historia, y me fui hasta la Placita de Santurce, al cafetín donde sabía que iba a encontrar a Pepe.

Muerto de la risa, cuando me vio llegar azorado, la muy maliciosa loca me preguntó, ¿Cómo te cayeron las Limoges?”.

(Este relato está dedicado a mi querido amigo, J. Batlle, QEPD, quien disfrutaba de la versión original(la real), de exagerar la o del Limoooges, y de los cafetines de Santurce.)

Cachivaches

No me compres nada 
Maltrecho tesoso, hoy
Cachivache, mañana
Que si no lo necesité
Ayer. Ahora, ¿pa' qué? 

El gringo chulo y las comadres

Oiga COMPADRE o, perhaps, comadre, pues bien,I am hostile but you are the típico gringo pendejo que le vende el alma al diablo, reique vende sonrisas por todos lados… 

Cuando me dijiste en tu primer mensaje, "I will make your time worth tralalalala”, me dije, “what a fuck I am going to have”, and then after such an offer of services to be delivered, not even a hard on.

“Well loca vieja”, I said to myself, “ since he said I never do this, only today because of the money, be patient with him, do not demand for the cock to perform”; para luego darme cuenta que tú, comadre, quizás eras una loca más viviendo de viejos ilusos en busca de mucho love. 

¡Qué cosa comadre!, usted viviendo con un compadre que en realidad, most probably is himself another big Comadre, pues no sabe lo que es compadrazgo, y si tu compadre le enseña el culo a otros compadres es una comadre o mejor una loca tusa. 

Al ver que eres otra comadre, que sé yo como viven los gringos chulos y mentirosos, me dije, “el gringo es una loca pendeja, que se hace pasar por buena como son los gringos risueños, sacándole el vivir a los viejos”. 

Aunque los Chamanes lo limpien, el gringo continúa como la Condolezza Rice, otra grandísima pendeja que disfruta de sacarle el vivir a los viejos. 

Como dicen los puertorros, el que se dobla mucho se le ve el culo y el tuyo está........

Tuesday, March 25, 2014

De la Fabery a Pink Floyd en cuatro décadas

"So, so you think you can tell Heaven from Hell,
blue skies from pain.
Can you tell a green field from a cold steel rail?
A smile from a veil?
Do you think you can tell?
And did they get you to trade your heroes for ghosts?
   ..........
How I wish, how I wish you were here." (Tomado de: Wish you were here, Writer: WATERS, ROGER/GILMOUR, DAVID JON. Copyright: Lyrics © Warner/Chappell Music, Inc.)
----------------------------------------------------------
Los boleros que me conquistaban - siguen recordando y reviviendo las conquistas - han sido reemplazados por Pink Floyd, cuatro décadas mas tarde. Entre la Fabery y Pink Floyd otros ritmos y músicos abrieron rendijas en mi alma y romances: desde las Supremes hasta los Cinco Latinos, sin desviarse ninguno de lo romántico azucarado, lenguaje seductor y extático. No con este último, recibido anoche como anexo a un correo cibernético, con un mssg: "que duermas bien" .

No me queda mas remedio que darle a la palanca de cambio, otra velocidad, otra carretera, otro download en cibernia, otro salto en cómo apreciar el amar.

Entre la Fabery y Pink Floyd, el éxtasis de ese enfoque hacia el romance, disfrutado y saboreado por un sesentón baby boomer, ha sido reemplazado por el nihilismo, el cantante suplica por la compañía del objeto amado, del significativo otro, en un mundo indescifrable.

El anexo cambió la imagen decimonónica del que una vez fue el amor etéreo, narrativa coherente con final feliz, por una de "ya que estamos jodíos, si estuvieses conmigo......". Amores que matan.

Los boleros prometen amor eterno. Pink Floyd ni se lo plantea. No dice el autor de "Wish you were here"  qué pasará cuando estén juntos en el mundo floydiano. ¡Otros lo harán! Los pos post se encargarán de descifrar las claves del amor y el amar en los tiempos de la música de metal y plástico.



Saturday, March 22, 2014

Crónicas de los Gourmandos

Las frecuencias absolutas, postuladas por Vallejo (2014) en su tesis de post grado, y su correlación con el gusto por algo en particular, sirven de fundamento para explicar un caso santurcino: el comportamiento, cambios y participación de la clientela que patrocina uno de los restaurantes elites de La Placita. En el citado restaurante entran numerosos grupos de orientales. Este turista, parecido a los alemanes, difiere del estadounidense en su búsqueda de experiencias que lo separen de la cultura homogeneizada de cualquier hilera de verticales condos y hoteles, torres de concreto.

Ese no es el único frecuente y absoluto vallegiano dato en torno a los gourmandos de La Placita. En el anteriormente mencionado resto, los grupos de oficinistas o dentistas o Juan Clasesmedias esperan por entrega de sus carros, en igual cantidad a las leales clientas, las de siempre, las muy obvias y recargadas señoras que almuerzan allí. Con la diferencia, que las mujeres que son parte del grupo de dentistas y oficinistas tienden a llevar enormes "corsages" sobre sus pechos (espero no verlos de etiqueta o trajes largos a las dos de la tarde, que eso sí es muy cutre) y las señoras de la alta burguesía sanjuanera no llevan nada que sea más floripondeado que ellas mismas.

Los deliciosos, abre-apetitos que en la inmensa gula resbalan, olores del restaurante llegan a mi balcón desde sus muy cercanos ventiladores. Antes del regreso y otros viajes, iré a probar sus artes en mi paladar.

Del otro lado de La Placita, las reinas obreras: las fondas puertorras, influenciadas por los gourmandos, andan creativas - sirven una yuca majada que compite, compite. Y sus tradicionales empanadas de pollo, nada que ver con los nuevos gourmandos, que les quedan como las mejores. Las pizzitas de Lila, buenas y baratas, con vinos chilenos.

Las orientales no van a las fondas, igualitas  a las señoras burguesas, quienes tampoco van a las fondas. Además de no ir a las fondas, las señoras pasan sus mañanas preparándose para ir a sus almuerzos.

Los oficinistas, dentistas, etc. -algunos con ínfulas de gourmandos y aires de chicquería- regresan a ellas, las fondas, por el resto del año, pues, pues no pueden pagar tanto todos los días.

Wednesday, March 19, 2014

Sol de Cuaresma

Aunque la sombra refresca, ya se siente el sol  de cuaresma,  mas al norte, caluroso, directo sobre las islas, en asecho. Te sigue, persigue. Cierras las celosías, dejas unas rendijitas para iluminar las sombras de las cinco de la tarde.

Tuesday, March 18, 2014

Desde Montevideo, "La noche de anoche", en voz de Corín Tellado

"Y se fue.  Se quedó.  Y todavía
me duele el escozor de su contacto.
En cada invierno, su ausencia conmigo,
mi cuerpo en fuego, su sonrisa en verde.".
                                Alfredo Villanueva Collado, (poema)
                                                     Lo que no contó Corín Tellado

La noche no fue interrumpida por mujeres de ojos color turquesa, rostros de nácar, sentadas al lado de hombres de pelo gris, apuestos galanes hacia quienes ellas extienden lentamente sus angulares y finas manos, uñas rojo encendido, en camino a Montevideo; paran de súbito, frenan sin control, retiran las manos, las  llevan hasta los muslos, la falda, la boca, el Porsche destruido.

Silencio sepulcral. Sonidos de sirenas. Ofuscados recuerdos de la pasada noche, la que duró diez años en cuajar y empezó la mañana de ese San Valentín. La voz de Corin Tellado canta, "La noche de anoche".

14 de febrero, 6:00 am: Ding, ding, ding timbrea el email, del café a la pantalla en menos de un segundo.  Un San Valentín que no esperaba y el re-inicio de una relación perdida, no olvidaba, neutralizada, para esta mañana ser activada de nuevo sin "deletes", ¿hasta cuándo?

Empezó hace diez años y aquella mañana, día y noche de San Valentín volvió, y "yo que estaba tan tranquila... " cantaría su versión Corín Tellado; tanto años mas tarde, sigue, no para.

14 de febrero - 14 de marzo: Los dings se multiplican, diez veces al día, esta historia, muchas mas, con una que otra dosis de compartir mucho mas que mensajes cibernéticos: vivir juntos,  casas y playas; dudas - estoy muy viejo, no importa, te cuido, me cuidas. Pausa, el subir y bajar de emociones sueltan las defensas y las verdades empiezan a aparecer, los celos infundados, equivocados juegos eróticos y repetición de lo que ya había antes detonado la separación.

En Montevideo lo conocí.Su enrizado pelo negro, sus verde gris y ovalados ojos dirigían el deseo: poseerlo, besarlo, caminar por las ramblas, de manos. Me controlé.

La Tellado sigue con su versión, "todo es nuevo para mi, estoy aturdida".

14 de marzo, 6:00 am: Ruptura y definición de espacios e intereses. Otro hasta luego, otro relato, otra despedida, quizás diez años mas tarde. Una explicación poco telladiana detona los conflictos.

¿Raíces distintas?, me sentí como una mata. Delete.

Ni le quise preguntar a qué se refería, yo no estaba listo.

Si no hubiese incluido las raíces junto a las otras categorías diferenciales: país, costumbres, y señalar raíz como un determinante mas de la diferencia, no me hubiese despertado la curiosidad - como él siempre ha dicho que desciende de un bote, y en clara distinción entre él y los que no descienden de botes,

Sin dar muchas vueltas es fácil imaginar quienes son los otros, los que no descienden en botes para confirmar la sospecha de que mi diferencia en cuanto a raíz y tronco oponía a la de los que "llegaron" en botes.

Al muy clasificado pretendiente no le pasó por la mente que mis raíces (entiéndase que lo mas cercano a la raíz es el DNA) también llegaron en bote, con altos por cientos de herencia genética adquirida después de hacer muchos transbordes: desde Africa,  Europa, Asia; y en el caso de los antillanos, llegaron también de la Guajira, Amazonía, otras islas.

"Si estoy sintiendo lo que nunca sentí" , y enreda mas la una vez tranquila vida, ajustada a la edad, las rutinas, lo predecible, desplaza las contradicciones, las ideas sobre orígenes, sexo, deseos "te lo juro, todo es nuevo para mí".

14 de marzo, 7:00am:  Me identifico con el cono sur, tomo mate, oigo boleros, Corín canta "La noche de anoche". Proceso las últimas semanas, los últimos diez años.

Yo que estaba "disfrutando de esa calma de un amor que ya pasó", en esa etapa, a la edad sesentona cuando quedan solas, quietas las palabras, los sentimientos apaciguados, hasta que vuelve, escribe, empezar de cero, de nuevo. y cuestionar, "qué tú estas haciendo de mi.....".

14 de marzo, 9:00pm: Un ding, otro ding y otro ding me atraen a la pantalla, pide una segunda oportunidad, todos los antepasados llegaron en bote, yolas, a pie, sin compromisos, conocernos, una segunda oportunidad - ¿qué qué?, si llevamos diez años en ésta.

Le digo que sí.

Vuelvo a sentir lo que no quería despertar, lo que esta noche "....me hace comprender, que yo he vivido esperando por ti".

15 de marzo, 4:am: la voz de Corín acompaña los delirios de la mujer de ojos color turquesa y largas acicaladas uñas color rojo subido, sus lamentos, sentirse engañada - ¿por qué me llevaste hasta Punta del Este, si sabías que vos no me querías? Mentiras, puras mentiras, tus correos eran puras mentiras. - y Corin, asombrada, les dice, "estoy aturdida".

Y así un capitulo mas de un romance gay separado por miles de millas de distancia, y al ser cantado por Corín, tendrá un final feliz.





Saturday, March 15, 2014

PRISIONERO 3.3* -Parada de San Patricio- (poema) Alfredo Villanueva Collado


PRISIONERO 3.3*
-Parada de San Patricio-
 
Dicen que fue esteta hermafrodita,
ambiguo hombre de letras, e insaciable
amador amante de viriles efebos.
Pero también que fue satánico engendro
 
quien, como el mártir griego hiciera antes,
corrompió con su discurso la inocencia,
e hizo que su país, más conocido
por sus rencores sectarios y alcoholismo,
 
se conociera cual lugar de origen
de un genio que todavía los trasciende.
Ofensa su diferencia aún constituye
 
para los que crean religión del odio,
fetiches de santos para la ortodoxia.
Ni  muerto le permiten que desfile con ellos.
 
*El número que identificó a Oscar Wilde en sus dos años de prisión con trabajos forzados.

AVC

Racismo y enajenación mental en Latinoamérica

En Puerto Rico, “En las últimas elecciones -cuando se postuló el candidato de El Coquí, (Rogelio Figueroa) fue una novedad porque no ha sido común que una persona se postule como candidato a la gobernación. Hay una serie de prejuicios -de parte la población- que se le hace más difícil a la gente negra -con la capacidad y las credenciales- escalar a posiciones de liderato”, dijo el antropólogo Jorge Duany.

"Todavía se sostienen ideologías, actitudes y miradas que emanan de aquella época. Eso quiere decir que hay mecanismos de reproducción en las frases, en la frecuencia de las imágenes, en las omisiones”, explicó el sociólogo y catedrático retirado de la Universidad de Puerto Rico, Manuel Febres.

"El politólogo y consultor Jorge Nieto comentó a EL PAÍS [16/03/2014] que en Perú 'hay un proceso de constitución de ciudadanía trunco. Hay inclusión política pero en el continente más desigual, tenemos un país en el que se si cruza el mapa de la desigualdad con el mapa étnico, coincide: es decir: las regiones más pobres tienen mayor población de origen indígena.
'Y las desigualdades no solo son económicas: en el acceso a internet, en la calidad de la cobertura de salud. Mientras no abatamos significativamente esas desigualdades, el clima del racismo tiende a reproducirse: llegará el momento en que las victimas del racismo tengan la seguridad psicológica para ridiculizar al otro', explica.
'La diferencias étnicas que se instalan con la Conquista -cuando se discute si los indios son seres humanos o no-, esa estructura de dominio no está resuelta debido a un proceso no incompleto de construcción de ciudadanía.'........

Sobre los blanquitos puertorriqueños: http://www.80grados.net/blanquitos/


Los descendientes de esclavos en PR solicitan indemnizaciones: 
http://www.elpostantillano.com/politica/9486-daniel-nina.html

Friday, March 14, 2014

En Espera por Godot


Esperaba por Godot
Anoche. Memoricé la guía
La guía telefónica. Completa
La guía. Desde la a hasta la zeta
Repetía cada nombre bajo cada letra.

Thursday, March 13, 2014

Jíbaro Habichuelero

Un/a forista se refiere al nuevo superintendente de la policía en Puerto Rico como jíbaro habichuelero - ¡weeepaaa! - y luego reclama que puede evaluar la competencia del súper; y la materia gris del forista, ¿quién la evalúa?

Forista: "2 adonika

15 febrero 2014 03:27 a.m.
"....... a la verdad q tuller tiene una clase d cara d jibaro habichuelero criado en NY! He hablado con el en diferentes foros y no parece muy competente......."

Un mulato puertorriqueño, que jura que es blanco y blanquito, relata lo ofendido que estaba, cuando en un restaurante, esta pareja mal vestida de jíbaros gritaban para ordenar un trago.  Otro desmemoriado que no recuerda que hace doscientos años, sus antepasados eran esclavos, y de haber sido libres, no podían ni entrar a una fonda de blancos y los jíbaros sí podían entrar, por ser blancos.

(Percepciones distorsionadas, las de estos nuevos clases medias de PR, que son parte de esa tradición de payasos felinescos, tan bien recogida en los personajes de Palés, sus duques y condes de limonada y mermelada. sigue vigente el gran poeta)

Wednesday, March 12, 2014

"La noche de anoche" interpretada por Corín Tellado


La noche no fue interrumpida por mujeres de ojos color turquesa que alargaban sus manos, sentadas al lado de hombres de pelo gris, en un Porsche, frenan sin control, silencio, para luego rechazar los avances de "la noche de anoche".

Empezó hace diez años y aquella mañana, día y noche de San Valentín volvió, y "yo que estaba tan tranquila... " cantaría su versión Corín Tellado; tanto años mas tarde, sigue, no para.

Yo que estaba "disfrutando de esa calma de un amor que ya pasó", en esa etapa, a la edad sesentona cuando quedan solas, quietas las palabras, los sentimientos apaciguados, hasta que vuelve, escribe, empezar de cero, de nuevo. y cuestionas, "qué tú estas haciendo de mi.....".

En Montevideo lo vi y me controlé, pero ahora es como si la Tellado sigue con su versión, "todo es nuevo para mi, estoy aturdida".

Vuelvo a sentir lo que no quería despertar, lo que esta noche "que me hace comprender, que yo he vivido esperando por ti".

Querido cacatúa que escribes para Claridad y 80grados

Querido cacatúa que escribes en Claridad y 80grados,

Me despreciaste con la cita de El Che - ¡qué bárbaro! - y con las verborreas del gran revolucionario que revolucionó a los maricones en contra de independentistas como tú que creen que, porque dan grandes discursos, marchan en cuanta protesta encuentren de por medio, se solidarizan con los LBGTT (claro, si marchan a tus acordes sin protestar), deben agradecerte por ser tan solidario y callar cuando citan a sus asesinos.

Sí, mi querido cacatúa, eres un pendejo que se quedó estancado en discursitos de boinitas, apoyando los derechos de todos, menos a protestar cuando se oyen citas de asesinos para justificar la independencia.

¿Independencia de quién? pendejo. Cierto que no es de libre expresión si no se puede protestar contra los asesinos, tanto los de derechas como los de izquierdas.

¿Me entiendes canuto? Sigue en tu poltrona, que contigo la independencia no se comparte.

Perdona que te insulte; es que es lo mejor que puedo hacer con la ira sin tener que mandarte al paredón como siguen haciendo en Irán, Uganda, y en sitios y grupúsculos como el tuyo donde las boinitas siguen rigiendo. ¡Ah!, se me olvidaba solo eres solidario, no eres maricón.

Gerardo

Tuesday, March 11, 2014

A Montevideo llegó en bote; yo también

El muy apuesto joven me dijo que teníamos raíces distintas. Me sentí como una mata.

Ni le quise preguntar a qué se refería, yo no estaba listo.

Si no hubiese incluido lo de raíces junto a las otras categorias diferenciales: país, costumbres, y señalar raíz como un determinante mas de la diferencia, no me hubiese despertado la curiosidad, y sospecha de - como él siempre ha dicho que desciende de un bote y en clara distinción entre él y los ya "usted se pueden imaginar a quienes se refiere" - que mi diferencia en cuanto a raíz y tronco oponía la de los que "llegaron" en botes.

Al muy clasificado pretendiente no le pasó por la mente que mis raíces (entiéndase que lo mas cercano a la raíz es el DNA) también llegaron en bote - igualito a los racistas italianos con alto por ciento de herencia genética de muchos transbordes (de acuerdo a un estudio de DNA en Italia) desde Africa,  Europa, Asia; y en el caso de los antillanos, llegaron también de las Américas.

No se ha dado cuenta que todos nuestros antepasados llegaron en bote; cuando ellos llegaron no había aviones.

Saturday, March 8, 2014

Los espejos de Kavafis en Montevideo-Santurce

Una vez mas este encuentro de percepciones se repite. no en una mansión, en el espacio cibernético, en polos opuestos: la edad,  las conciencias, tantas diferencias.

El espejo en la entrada
[Poema: Texto completo]
Constantino Cavafis

La rica mansión tenía en la entrada
un espejo enorme, muy antiguo,
comprado a lo menos ochenta años antes.
Un hermosísimo joven, empleado donde un sastre
(los domingos, atleta aficionado),
estaba allí con un paquete. Lo entregó
a alguien de la casa, y éste lo llevó adentro
para traer el recibo. El empleado del sastre
se quedó solo, esperando.
Se acercó al espejo y se miraba
y se arreglaba la corbata. A los cinco minutos
le trajeron el recibo. Lo tomó y se fue.
Pero el viejo espejo que había visto tanto y tanto,
durante sus muchos años de existencia,
miles de cosas y de rostros,
pero el viejo espejo ahora se alegraba
y se sentía ufano de haber recibido sobre sí
la perfecta belleza por algunos instantes.


Restaveks, Hijas de Crianza en el Caribe y por otros lares

- No se atrevan a hacerle mandados a nadie sin que hablen conmigo primero, que usted no es muchachito de mandado de nadie – era la orden que mamá nos daba. Y todavía hoy, esa orden debe seguir vigente.

El periódico español, El País, ha estado publicando una serie de reportes sobre los niños esclavos en Latinoamérica, delatando un problema que va más allá del cono sur o de los países pobres. Cuántas veces no nos encontramos con el paternalismotípico del “gentil hombre”. Muchas, y muchas veces lo callamos.

En un “college”donde trabajé, unos profesores, simpáticos como nadie, enviaban a sus estudiantes a que le buscaran café, o usaban el “student aid” como muchacho de mandados. Estos artículos y este comportamiento de los profesores me trajo a colación la muy directa y contundente orden que mamá nos daba.

La orden no procedía de una mente poco solidaria o generosa. Al contrario, otros (primos, compadres, antiguos vecinos del campo) eran recibidos y hospedados en el muy viejo y deteriorado ranchón de madera de cuatro cuartos sin puertas, divididos por cortinas de cretona, con una letrina, fogones de carbón y baño al aire libre en el patio (gracias a las escupideras los mas chiquitos no teníamos que usar la muy peligrosa letrina), rodeado de casas mucho mejor puestas y vecinos de clases medias. Eran las últimas décadas, los cuarenta y cincuenta, del Puerto Rico rural y en aquel ranchón, como si hubiésemos tenido una mansión, se le daba albergue a otros pobres o jibaros mas necesitados.


Pobres sí, jibaros sí, pero no éramos ni muchachitos de mandados, ni nos iba a entregar como hijos de crianza. Ya había entregado sus dos hijas mayores a unos parientes mas pudientes economicamente, para que se las ayudaran a criar y las consecuencias no fueron de su agrado. Cuando vio que solo se las habían llevado para usarlas como sirvientas, que nos las iban a enviar a la escuela, las fue a buscar y se las trajo para la casa. Les creyó, que le iban ayudar a criar a sus hijas y se dio cuenta que no, que los buenos pequeños burgueses del pueblo no eran tan bien intencionados. La miseria que vivían los hijos de picadores de caña, los jíbaros y los más pobres en las zonas urbanas de las islas de los encantos los obligaba a buscar ayuda con la crianza de sus hijos.
En los periódicos aparecen continuamente relatos muy trágicos sobre los “restaveks” del mundo: Haití, República Dominicana, Paraguay, Colombia, México, Ecuador. Excepto en aquellas ocasiones cuando son casos excepcionales, lo que no cuentan los periódicos es como la mentalidad del bueno y caritativo pequeño burgués sigue, en muchos casos, activa en el mundo industrializado, sus escuelas, universidades, y en alguna que otra institución que le sirve a los pobres.

No dudo que aquellos profesores (todavía se me paran los pelos cuando me acuerdo; por cierto, le llamé la atención a uno de los citados colegas y como respuesta, se echó a reír) no se hubiesen atrevido a enviar sus pupilos en Columbia University o Harvard a que le hiciesen mandados. La relación entre el burgués liberal y los pobres no se resuelve con discursos políticos o académicos solamente, hay que fijarse en el detalle. Y ese detalle, el muchachito de mandados, sigue por ahí en las mentes y actos de muchos…….


(Un aparte: no sé, pero algunos gays que le sirven de payasos a los heteros me recuerdan de una forma indirecta, aunque quizás menos nociva, a los muchachos de mandados; pero ese es otro cuento)

Friday, March 7, 2014

Corín Tellado goes gay

Los relatos y el poema que anteceden a esta nota parten de una estructura narrativa y unos recursos estilísticos, junto a los elementos meta-románticos que la Tellado explora (y es mejor que no siga verborreando, que de hacerlo,  entraría en una sensibilidad anti-telladiana) fueron escritos por Alfredo Villanueva Collado y este servidor.

Corin Tellado y Alfredo Villanueva Collado: BIG SPENDER


De “Autopollaroids”
77. BIG SPENDER
1970. He llegado a Manhattan en el medio de una tormenta de nieve, a buscar trabajo en un congreso del MLA, inconvenientemente programado entre Navidades y Año Nuevo.  La 42 se ha convertido en un sueño invernal: nada de tráfico y nieve hasta el tope  de los buzones de correo. Quiero probar mis alas juveniles, así que decido seguir al primero que me parezca lo suficientemente entendido.  Así llego al “Big Spender,”  a unas cuantas cuadras de mi hotel, el Royal Manhattan.  El bar está abarrotado de hombres calientes y ruidosos.  Encuentro asiento, pido una cerveza, me siento a esperar y a observar la movida a través del espejo de pared del bar.
Una voz suena a mis espaldas:  “!Socorro, socorro, necesito ayuda!”  Me doy la vuelta y ahí está él, una versión madura, muscular, pelirroja, de ojos verdes, de alguien a quien no he olvidado desde que tenía doce años. Se explica.  Se le ha pegado un tipo mayorcito y aburrido que insiste en pasar la noche con él, así que se ha cocinado un plan.  Le ha dicho que sólo se puede quedar unos minutos porque tiene una cita para cenar con un antiguo compañero de escuela, al que no ha visto hace años.  ¿Podría yo jugar el rol?  Intercambiamos datos para no quedar como estúpidos.  Su nombre, John Murphy, irlandés del Bronx. Viene de San Diego a visitar a sus padres.  Me hará una señal cuando esté listo para mi entrada en escena.
Da la señal, me les acerco, saludo a John y me siento a la mesa.  El indeseable ya esta pasado de tragos, así que decido divertirme un poco antes de que acabe la comedia.  Lo escuchamos.  Mr. X es casado  con hijos, vive en Long Island, tiene un fajo de billetes  tan gordo como su polla, o así nos dice, cree en Dios, la bandera, la maternidad, el pastel de manzana,  administra sus negocios con mano de hierro, aborrece a los judíos, negros, puertorriqueños e italianos, se queda en un lujoso hotel de la Quinta, le gustan las mamadas ocasionales y hasta un culo de mariconcito blanco y caliente, de esos que se consiguen en la zona pero--¡de ningún modo!—no es maricón en absoluto.  Interrumpo sarcástico: “¡Pues a mí me parece que usted es otro republicano homosexual tapado!  Lo sentimos, ya no nos podemos quedar más.  Tenemos una reservación en veinte minutos.”
Salimos a la fría y mágica noche invernal, nos tiramos a rodar en la nieve, muertos de la risa.  Bueno, dice John, ya que dijimos que teníamos una cita . . . . y caminamos a lo largo de Octava Avenida hacia un buen restaurant francés, tomados de la mano, cantando a todo pulmón: “!Desde que entraste a la barra/ pude ver/ que eras un tipo con clase !!!”
92. LA FLOTA DESEMBARCA
Antes de que se marche esa noche me advierte que no podrá verme por los próximos tres días, pero que me recogerá la víspera de Año Nuevo para cenar y una gran sorpresa.  Para poder permanecer en Nueva York tengo que cambiar mis planes de viaje, decirle a mi madre que por causa de entrevistas adicionales de trabajo no llegaré a casa por una semana. Tengo mi propia sorpresa para él.  El día escogido, a la hora convenida, me alisto para una noche de jolgorios con un traje  cruzado color vainilla, exhibiendo un enorme lazo en terciopelo violeta.  ¡Cuán diferente y chocante luce mi atavío en medio del helado invierno gringo contra mi bronceado puertorriqueño, mi apariencia mediterránea,  mis largas pestañas agarenas!
Mas entonces suena el timbre, se abre la puerta y aparece mi acompañante en uniforme de teniente de la marina norteamericana.  Me lleva al lugar más exótico de Nueva York,”Las Cuatro Estaciones,” que está sorprendentemente vacío. El tratamiento preferencial que recibimos a manos del camarero en jefe, quien nos brinda postre y coñac a cuenta de la casa, su mirada húmeda y discretamente sonriente,  me hacen pensar que da su aprobación a la gallarda y joven pareja. Antes de que nos separáramos esa primera noche, le había obsequiado una copia de “El principito.”   Le toca reciprocar.  Bajo mi servilleta encuentro un anillo de oro y jade, comprado en uno de sus viajes militares al Oriente.  Explica: “No soy ni puedo ser tu principito.  Ese anillo es para que se lo des al que será tu príncipe, el día que lo encuentres.  En cuanto a nosotros, pasemos una semana que no olvidemos nunca.”
Después de la cena, regresamos a mi hotel y entramos al bar del vestíbulo, para un el último trago de esa noche.  Una maternal cantante afroamericana toca el piano y canta el “blues.”  Nos sentamos junto a ella—admira mi lazo, me lo quito, se lo doy,  y coquetamente se lo prende en el moño.  Pregunta si alguien quiere cantar algo para un otro/a especial.  Mi teniente se le acerca, le murmura al oído.  Ella me mira y sonríe mientras él toma el micrófono y se lanza, “What it’s all about, Alfie?”
Todavía conservo el anillo, recuerdo su nombre.

Corin Tellado y Alfredo Villanueva Collado: HOMENAJE A UN MARINO

Le conocí en diciembre de 1970, teniendo yo 26.  12 años después escribí el poema. Entre el poema y las prosas pasaron  otros 22 años.

LO QUE NO CONTÓ CORÍN TELLADO
Para John Murphy

Fue una noche de invierno.  Un invierno hace tiempo.
Su pelo en llamas, su sonrisa pícara.
En un bar en el tiempo.  En una calle llena
de luces fiestando sobre la nieve.

Se acercó iluminado desde su piel láctea.
borealmente desnudo me llegó por la aurora
de sus muslos cubiertos de mis párpados niños,
el cuerpo en fuego, la mirada en verde.

Esa noche de invierno lo descubrí, mi doble.
Él, más blanco que yo, chico y moreno;
Él, más alto que yo, todo de blanco;
blanco y azul su gorro marinero.

Frente a frente los dos, cuán parecidos:
un concierto de piano a cuatro manos.
Al moverme hacia él, en el espejo,
un ángel, fieramente humano.

Me miró intenso, me tendió un anillo
de jade, color de la esperanza;
te lo dejo para que lo otorgues
al principito que te domestique.

Y se fue.  Se quedó.  Y todavía
me duele el escozor de su contacto.
En cada invierno, su ausencia conmigo,
mi cuerpo en fuego, su sonrisa en verde.

10/82


http://memoriasdeungaysesenton.blogspot.com/2014/03/corin-tellado-y-alfredo-villanueva_7.html

Montevideo a Santurce en menos de tres semanas: Corín Tellado goes gay

14 de febrero, 6:00 am: Ding, ding, ding timbrea el email, del café a la pantalla en menos de un segundo.  Un San Valentín que no esperaba y el re-inicio de una relación perdida hace 10 años.

14 de febrero - 5 de marzo: Los dings se multiplican, diez veces al día, desde esta historia hasta aquella con una que otra dosis de compartir mucho mas que mensajes cibernéticos: vivir juntos,  casas y playas; dudas - estoy muy viejo, no importa, te cuido, me cuidas -, hasta que el subir y bajar de emociones sueltan las defensas y las verdades empiezan a aparecer, los celos infundados, equivocados juegos eróticos y repetición de lo que ya había antes detonado la separación.

6 de marzo: Definición de espacios e intereses, otro hasta luego, otro relato, quizás diez años mas tarde.

7 de marzo, 7:00am: Tomo mate y oIgo décimas en boca de Carlos Molina. Proceso las últimas semanas, los últimos diez años.

 7 de marzo, 2:00pm: Un ding, otro ding y otro ding me atraen a la pantalla, pide una segunda oprtunidad sin compromisos, conocernos, ¿qué qué?, si llevamos dies años en ésta. Le digo que sí.

Y así un capitulo mas de un romance gay separado por miles de millas de distancia, y al ser a lo Corín, tendrá un final feliz. Siga leyendo esta novela romántica, que también tienen su función en las letras homoeróticas.

Santa Madre de Clases Medias

Si es un fenómeno generalizado no lo sé. Suficiente evidencia no tengo, y un aguacero no hace una tormenta. Ahora, de que las hay, las hay: madres que usurpan el poder en las relaciones familiares, y con sus almas piadosas, se amparan en un manto protector para controlar las relaciones entre hijos y padres.

Frente al puesto de batidas de frutas y agua de coco, una madre, con ojos llenos de ternura y voz pasivo-agresiva le decía a su hijo adolescente, “…déjame, que yo hablo con tu padre”.

Por poco vomito la fritura hecha a base de plátanos que me había comido minutos antes, pisada con el agua de coco que me tomaba en el conocido friquitín de la Placita, cuando mi vecina friturera despepitó ese tan común rol, ese papel tan abnegando de madre piadosa, comprensiva y manipuladora.

El nene, un manganzón de unos catorce años, abrió la boca en signo de aprobación y no dijo nada más. Ella siguió discutiendo su rol de líder y gran arquitecta de su familia.

El nene la oía con la boca abierta, casi babeándose frente a la nueva versión de la Piedad; y era obvio que no iba a enfrentarse a su padre. De poder hacerlo, la negociación hubiese sido otra. Se hubiese enfrentado a los dos: padre y madre, y al pobre manganzón, sub-desarrollado, no le habían dado herramientas para poder dialogar con ninguno de los dos adultos que regían su vida.

Con esporádicas caricias, le arreglaba el pelo o le pasaba la mano por los cachetitos, la madre explicaba y explicaba y explicaba….

Si las madres anteriores maduraban y hostigaban a los hijos a foetazo limpio, las de ahora los estancan y emboban con besos y controles.

Thursday, March 6, 2014

de la colección, Poemas Uruguayos, "El Cero Maya en la Planta Baja"

diez años toma el camino de vuelta
el número maya inicia el regreso
en una planta baja comenzó
el cero no es número neutro
diez años tarda llegar al número uno.

el nuestro no es un número neutro
substancia recogida en el cero
de los mayas a otros cuerpos
carga la experiencia
de la planta baja no subiste solo.

de la colección, Poemas Uruguayos, "La Espera"


En la fila, en línea, esperas
La cajera tactea a ser Bill
Gates no es la marca
Que espera en fila
Por un correo en línea.

La espera, se alarga
A las dos parecían días
A las cuatro, no mail. Las seis
Una eternidad. Cada minuto
En línea espera un ding.

Wednesday, March 5, 2014

Carnaval de Ponce

Tuesday, March 4, 2014

de la colección, Poemas Uruguayos, "Amor de Lejos

Si algún día te enamoras
Déjalo saber, a mi
Al otro, no se lo digas

Si sientes dolor al amar
Al otro, no me importa
Déjalo saber, es mi gloria.

Si lo que amas no responde
Déjame saber, estoy solo
Y solo yo, te espera.

Anticuerpos y cuerpos antiguos

"Hallan un anticuerpo que bloquea el VIH y la vacuna está más cerca." (Clarín, 03/04/2014) Lo de cuerpos antiguos lo pueden buscar ustedes o tomar un curso sobre narrativas y culturas.......

Sunday, March 2, 2014

CCNY y los boricuas

Cambian el país y algunos detalles, y lo que aquí el autor critica (véase enlace) es como si leyese un artículo sobre lo que algunos autores y académicos escriben sobre PR.

¡Qué mucha mierda le tuve que aguantar a algunos multilingūes, multicultis progresistas de salón en CCNY! 


No habían leído ni un libro de historia sobre PR, y mucho menos sabían que era aquello de criarse en los cerros, entre jíbaros.... 

Quizás, es por eso que después que desaparecieron los puertorriqueños de la Escuela de Educación (empezaron a ser contratados de nuevo cuando les convenia para sus nuevos intereses a dos o tres que controlaban quien entraba o salía de la Escuela de Educación, y no podían seguir usando a otros latinos como reemplazo de los boricuas, un fenómeno muy común en NY, "better to have a minority who does not deal with the colonization issues), los temas y cursos sobre lenguajes, educación y culturas se movieron de una visión critica a una de posturas pseudo-liberadoras, llenitas de datos oportunistas; pues claro, dentro del espacio donde los liberales gringos controlaban quién se quedaba o no, había que seguirle el jueguito a los que no dejaban de ver a los puertorros como "dociles, sub-desarrollados, vagos, cuponeros", y así justificar su existencia. 

Algún día. alguien escribirá sobre el racismo disfrazado de bondad en los programas de educación bilingūe.
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-240937-2014-03-02.html

Guayama, "que el Congo cuaja"

Antes de que llegaran las pantallas táctiles y lecturas cibernéticas, y mucho antes que una muy “trendy”, pesimamente informada escritora de Santa Rita, Rio Piedras, tratara de narrar las crónicas del sur; antes, mucho antes, en las  fiestas, ágapes, juegos florales, programas escolares y concursos de oratorias, en el pueblo de Guayama se oían unos  muy conocidos versos, “Guayama, la augusta, se viste de blanco….”, escritos por don Vicente Palés Anés, padre del reconocido don Luis Palés Matos.

Aquellos versos honrando la grandeza del pueblo brujo,  “… la augusta, la bella matrona, la que un monte tiene por corona, y un cañaveral de sandalia al pie” se oían tanto o más que cualquier canción de moda. El Guayama de  los Palés Matos, de cañaverales, y casas augustas, lo recoge y describe el poema de don Vicente.  El Guayama de hoy, con sus muy caricaturescos políticos, sus cepillados y blanqueados duques de la mermelada, lo describe otro que otro “caderamen masa con masa”.

Desde el tope de la loma del viento se pueden ver las dimensiones armoniosas del que una vez fue un muy bien planificado pueblo, defendido por los antiguos ilustres guayameses, y pos sus representantes municipales. Existía una ordenanza que prohibía que cualquier edificio fuese más alto que la iglesia. Para aquel entonces, algo de buen gusto quedaba. Algo que la codicia, la mediocridad y la mala planificación desplazaron. Las consecuencias se notan por todos lados.

El pueblo deja de ser el pueblo de elegantes casas y hermosos balcones criollos, para darle paso a casas de corte “Southern plantation wannabe”. No solo cambian los gustos arquitectónicos, el que una vez fue el pueblo  de los  brujos - ¡qué los pueblerinos de antes apreciaban el buen teatro folklórico!, y sabían a que se refería la hoy muy despreciada ‘brujería” de la ciudad – se convierte, por designación de una muy sabia alcaldesa, con su poder divino, en el pueblo de dios.  


Y para que estos cambios no dejen de perder el contacto del “caderamen masa con masa”, ni la continuidad de las relaciones entre los grupos de cada barrio y sus gentes, hoy, los descendientes de los que una vez fueron excluidos de ciertos clubes y casas (los molletos, jinchos del cerro, los hijos de los jibaros y otro que otro duque de la mermelada) son los que en estos momentos discriminan contra el mundo de donde ellos vinieron.  Desde las nuevas Tembandumbas hasta los perfumados y enjoyados  duques,  junto a otros cocolos, en honor al Luis de los Palés Matos, por Guayama y sus calles antillanas sigue todo un mejunje “que el Congo cuaja”.


  


Saturday, March 1, 2014

Guayama, 1967


Un pueblo, cualquier pueblo: sus cuadras, del mismo tamaño, calles rectas - de norte a sur y de este a oeste, o a la inversa - podían ser caminadas en cuestión de dos o tres horas si el peatón deseaba caminar el pueblo entero. 

Ya no quedan peatones; ahora las puede pasear en carro en menos tiempo. O se tarda mas, si incluye los cajones de concreto que extienden el pueblo mas allá de sus limites originales; el pueblo no termina donde terminaban sus rectas y cuadriculadas calles. El pueblo nunca acaba.

Cajones de concreto es donde vive la mayoría de la gente. Las antiguas balconadas casas, con tallados balaustres de madera, patios sembrados de árboles frutales fueron reemplazadas por marquesinas para los carros - ya la gente no camina - y plantas ornamentales traídas de la Florida o Georgia, Carolina del Sur, quizás.


La televisión encendida desde las cuatro de la tarde en adelante iba por el capitulo número tal, anunciaba la vida trágica de su protagonista femenina y el final feliz que se aproximaba, una vez el súper galardonado héroe de portada de revista descubriera lo que la villana estaba tramando.


- Lleva el televisor al comedor y vemos la novela mientras comemos.


La casa era una de pocas que seguían habitadas en la calle que honraba al  santo patrón del pueblo. Se aclara: habitadas como residencias; oficinas y en espera de ser vendidas, las otras. 


El televisor anunciaba su presencia fuera de la puerta de entrada, llegaba hasta la solitaria calle. 

A las cinco cierran las dos o tres oficinas y se van sus empleados a sus elegantes cajones de concreto. 

Queda una madre y un hijo treintón, solterón.

- ¿Terminaste? Pon el plato y los cubiertos en la cocina que yo friego luego.


Con la telenovela de fondo, caminar dos cuadras por la calle del santo patrón, doblar en la próxima esquina, hacia la izquierda y llegar hasta la antigua calle principal, la que una vez fue la calle del comercio, no tarda mas de cinco minutos, si se tiene un propósito en mente. Si no, puede durar una eternidad junto al bochorno de la tarde, los edificios abandonados, las vitrinas sin mercancía, las calles vacías.


- ¿Dónde irá todas las tardes? 



En la vitrina de la que una vez fue la quincalla cuyos anuncios ofrecían las mejores rebajas quedaba una muñeca de porcelana, abandonada, rodeada de basura. Con su rizado pelo, azules ojos de bolitas de vidrio, observaba al señor treintón que se pegaba a la vitrina, retorcía su cuerpo, sudaba, gemía, y manchaba la vitrina con el semen que salía del erecto pene.