Thursday, September 24, 2015

Selfie de Elvira la VIH

Fue su segunda foto; su primer selfie.

La primera, en un laboratorio, tomada por unos entes anónimos ínter-conectados entre sí y a una enorme súper estructura que podía retratar microscópicamente. Vestidos de blanco, con sus voces genéricas y cuerpos parecidos, en continuos y diversos movimientos, ordenaban a  otros cuerpos electrónicos qué hacer. Súper cámara en mano, desde la pantalla de un ordenador ordenador retrataron al virus que una vez bautizaron unos gays en la 23 y 7ma con el nombre de Elvira.

Aniversario. Treinta años más tarde, un selfie registra una transformación: desde el tope de la foto, con una cara mucho más experimentada, relajada, curtida por el tiempo, madurada a golpe del estudio de los obligados "self shots", observa un sobre abierto que está sobre su falda. El una vez infectado evita mirar directamente a la cámara, estudia el fragmento que sale del sobre: una lámina negra muestra bolitas, líneas, luces y espacios obscuros. Se retrata.

Elvira, en El West Village, NYC, espantó  a medio mundo. Ahora, en Santurce no causa grandes sensaciones, se repite, disfraza, transforma, aburre, recuerda que no puede explicar todo.

No comments: