Friday, December 30, 2016

NO PUEDO SER TÚ

Quisiera ser tú
       Empatar tus hileras
              Romper tus barreras
                    Pudiera ser tú.

                    Estar en tus fiestas

               Besar tus amigas
        Comer tus manjares
Poseer tu tú, tú.

Entrar en tus patas

      Sin regreso la ida
            Aunque te empeñes 
                     No puedo ser tú.



(Poesías de La Ralea de la Academia y Lengua Española Puertorriqueña, 1965-1985)

http://memoriasdeungaysesenton.blogspot.com/2013/03/poesias-de-la-ralea-de-la-academia-y_23.html

Thursday, December 29, 2016

MARIQUITAS LIMOGES EN SANTURCE

La invitación era para cócteles a las siete, cena a las nueve, luego ir a uno de los bares en uno de los hoteles del Condado a tomar más licor, para terminar en uno de los bares gais de Santurce. Llegué a las siete y treinta, no quería dar las impresión de que estaba emocionado o súper impresionado con el que me hubiesen invitado a salir con un grupo tan chic. Esa fue la palabra que usó Tuto para describirlos: chic. “Son bien chic”. Como lo dijo tan serio, no sé si fue en tono de burla o que verdaderamente creía que así eran los demás invitados.

Cuando llegué, Tuto todavía no estaba allí. Me lo temía. Además de que era un cínico empedernido, disfrutaba de la jodedera y los buenos vinos, y no era de dudar de que ni se apareciese por la muy elegante cena o de que andaba por los cafetines de la Placita de Mercado de Santurce. No era la primera ni la última vez que lo hacía, dejar plantada a la gente para irse a beber a los bares de cualquier barrio popular. En uno de esos bares fue que lo conocí. El grupo chic lo seguía invitando por los vínculos escolares y sociales que los unían: se crió en el mismo sector clases medias, y estudió en el mismo colegio donde fueron educados los anfitriones.

Saludé con entereza,  apreté fuertemente la mano de cada uno de los otros invitados, sonreí, y con un “sí, sí” estuve de acuerdo que era amigo de Tuto, acepté una copa de vino blanco, y no más ya estaba relajado y sintiéndome cómodo en el muy elegantemente decorado apartamento, medio abrí los ojos cuando vi que uno de los invitados apuntaba con su dedo, al tener de frente la bandeja de porcelana donde traían los entremeses, y decía con un leve gritito y respiración ahogada y estirando la o: “Limooges”.

“Qué carajo hago yo aquí”: me pregunté. Mis platos no son parte de un juego, no tienen procedencia ni nomenclatura. Los compré en quincallas, pulgueros; otros son heredados o regalados. Nada cuadra en mi casa y mi vida está completamente falta de abolengo, apellidos históricos, colegios de renombre y vacaciones con mis padres en Europa. El relajamiento duró muy poco. Peor todavía, como soy algo torpe, temía que pudiese romper un plato.

Tuto nunca llegó. Saqué mis mejores modales, cené, comparti la sobremesa, ofrecí alguna razón para excusarme y no poder acompañarlos por los bares, salí como alma que lleva el diablo, me sentí libre al poder abandonar aquel grupo de maricas estreñidas por la historia, y me fui hasta la Placita de Santurce, al cafetín donde sabía que iba a encontrar al sinvergüenza de mi amigo del alma. Muerto de la risa, cuando me vio llegar azorado, el muy, pero que muy maricón malicioso -y lo mucho que lo quería- me preguntó: "¿Cómo te cayeron las Limoges?”.

(Este relato está dedicado a mi querido amigo, J. Batlle, QEPD, quien disfrutaba de la versión original, la real, de burlarse de los gays "falsos burgueses", de exagerar la o del Limoooges, y de los cafetines de Santurce.)




GAYS QUE SE AHOGAN EN SU PROPIA VOZ

No se puede negar que los hombres gays pueden ser extremadamente correctos en sus modales y trato. Utopías ambulantes. Elegantes, corteses e impecables. Pulcros y magisteriales en el manejo del detalle. Meticulosos a la última potencia. Y ese manejo del detalle es el que los lleva a esa preocupación por lograr la perfección en la pronunciación de los fonemas. Para algunos de ellos, decir es menos importante que lo dicho. La forma impera sobre el contenido. Lograr esa perfección implica cuidar cada sonido; parecen estar llenos de miedo, de que al hablar se noten las imperfecciones.

Debe ser el clima o la economía, quizás los islamistas o sus iguales de este lado (los talibangélicos  americanos) quienes están obligando a tanto hombre gay puertorriqueño a hablar como si estuviesen perdiendo la voz. Al borde de una epidemia, casi ni se les entiende cuando hablan. Las palabras no le salen de bien adentro. Le salen del diafragma que separa la cavidad torácica de la abdominal. Sus palabras no suenan fluidas, sólidas, con peso. Emitido cual lleno de aire, un “hola” no es dicho de corrido; es enunciado en dos partes y cada una sale lentamente, aspirada cada silaba, casi atorada en el tórax, al borde de una pequeña explosión.

Finos, muy finos, le llamaban en los barrios proletarios de los pueblos en la isla de los encantos. Un saludo, "encantado", es lo dicho por uno de ellos, un gay más planchado que un sapo de carretera, y tan perfumado como un jardín de azucenas. Un "encantado" que no sabe o se oye igual al tosco “mucho gusto” que se oían por aquellos barrios, sube y baja, adquiere la musicalidad, el fraseo de una bossa nova cantada por la Simone o un bolero por la Elvira Ríos.

Un fraseo y silabeo igualitos a las pausas de la Elvira; un ritmo marcado por los silencios entre palabras y fonemas que duraban mucho pero mucho tiempo. En su clásico Noche de Ronda la Elvira se tardaba horas entre "noche" y el "de ronda"; pasaban largas horas, silencios entre "de" y "ron" y "da". La Elvira recuerda a esos hombres gays que se ahogan en su propia voz.

Octavio Paz en su libro Laberinto de la Soledad sostiene que las mujeres pobres de México -con sus voces agudas, casi reprimidas- tienen un metal de voz distinto al de las mujeres educadas. Algo parecido ocurre en PR, y a ese metal de voz agudo le llaman voz de pasteleras, en alusión a las señoras que vendían pasteles por las calles. En oposición a esas voces agudas se encuentran las voces roncas de muchas actrices mexicanas, y en PR, las excesivamente nasales de las burguesas, nuevo-ricas puertorriqueñas.

Para los terapeutas del habla, la pronunciación puede ser el resultado de un problema patológico. Para Paz, el metal de voz es un asunto de procedencia de clase social. Para estos gays, tan cultos y finos, la enunciación pausada, el aislar y darle carácter muy particular a cada fonema sirven para proyectar y definir una estética o un tipo de sensibilidad, o un miedo primigenio. La elegancia suprema los eleva más allá de lo pedestre.

El arte se hace arte en la enunciación misma, y así no se enfrentan o evitan..... finos muy finos.

Artemisia Gentileschi (1593-1653)

Véase mi página de FB.
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1200237463391388&set=a.1179201182161683.1073741827.100002154376863&type=3

NIGHTHAWS EN LA TAZA DE ORO

"Y soltero, un poco ajado por la edad, pero sin necesidad de viagra y, en general, con mucho donaire, hidalguía y en buen estado físico": era lo que pensaba seguir diciendo aquella noche hopperiana en La Taza de Oro, Octava y Catorce, pero el cuarentón solitario y preguntón solo quería conversación.

Yo deseaba algo más, un novio o una cita para no seguir cargando la soledad de un setentón, a cuestas, con un futuro limitado por la edad. Regresé a mi plato, un muy navideño pastel puertorriqueño, antes de que se enfriara, endureciese, "pusiese como palo" y que terminara también sin comida. El pastel me miraba, no habló; pintó una versión criolla de Nighthawks por Edward Hopper, en una fonda puertorriqueña en Chelsea, Manhattan.

28/12/2016 (hace un año)

Wednesday, December 28, 2016

PERDONEN A TRUMP

si los incomoda o derrumba sus bien integrados valores pequeño burgueses, moldeados por sus nada integras historias; sus vidas clandestinas llenas de doble vara, ritos rigurosos, modales de salón decimonónico, y comentarios tras bastidores, o susurrados y protegidos por sus manos. No es que Trump no diga su verdad, es que también está diciendo las de muchos de ustedes.

MasTurbados

En el hombre que quise
Creí. En la pasión creí. Creo
en el hombre que deseaba.

Me masturbé por última vez
contigo. Con él
no pude venirme.

Pos coito desplaza
en sudor. Gemidos
sin oxígeno.

Ya la parra no cubre
Bostezos, sin sentido.

Orgasmo. Venidos
Enjabonados
Busco su cintura
Maciza
Huelo
Saboreo
Mi saliva.

OBSESIONES: MOUSSE PORTORICAIN

Véase mi página de FB para este escrito.

Tuesday, December 27, 2016

"EN EL MAR LA VIDA ES MÀS SABROSA": BOBBY CAPÓ

A menos que tenga que cruzar el Estrecho de Magallanes, con sus olas gigantescas, sus vientos impredecibles, y sus juegos de luces (valga la cacofonía) alucinantes.








Monday, December 26, 2016

WHITE PRIVILEGE* IS SIMILAR AL PODER QUE EJERCEN LOS HETEROSEXUALES

and both are shaped by degrees of class, color of skin, gender, knowledge of self, context, history.

Hace muchos años atrás, a un joven mexicano, heterosexual, burgués, rubio y de ojos azules le fue negada la admisión en un programa de estudios graduados en psicología en una universidad neoyorkina porque "y que hablaba inglés con un marcado acento hispánico". En PR o en México este joven hubiese tenido el privilegio que le otorga su color, clase social, educación formal. En los EEUU el privilegio o poder lo guían otros criterios. No se quedó callado. Apeló. Ganó. Su conocimiento sobre sus derechos, seguridad en sí mismo lo ayudaron a exigir una revisión de su caso.

White privilege and heterosexual power are not absolutes as there are other factors influencing how the non-white or the homosexual are viewed by the significant other making the judgement.

En un bar/cafetín de Santurce, los sirve-tragos dominicanos se burlaban entre ellos -sonrisitas, mano partida, señalamiento con los labios- de un hombre gay bien vestido y respetuoso, que allî tomaba unas cervezas. El muy astuto hombre estaba al tanto de lo que pasaba, se reía consigo mismo, les daba buena propina y antes de irse les dijo: "Tengan cuidado, que ustedes no saben si yo trabajo para inmigración y les formo tremendo revolú con su jefe". Los sirve-tragos cambiaron de felices heterosexuales a empleados extranjeros mal pagados y asustados.

*There is an extensive body of literature discussing this topic; therefore, infórmese, que aunque esté tranquilo consigo mismo, si quiere paz* social. esta no viene del cielo y su tranquilidad interna no la asegura.

*By the way, paz es social, la tranquilidad es personal. Elías Canetti, el filosofo rumano, distingue entre estos dos conceptos, and the Catholic church has done a good job at confusing them in order to control las masas.

El privilegio y grados de poder son también moldeados por los idiomas y su manejo. Get it.





Del polvo vienes, hacia el polvo vas
y lo mucho que uno espera para poder
-después de cierta edad- echar un polvo.

BOLERO 24: CULPAS. Montevideo a Punta: la versión de un bolero en voz de la Tellado

"Perdón, si es que te faltado": pedía, desgarrados sus llantos, lleno de dolor, de rodillas frente a un altar dedicado a ella.

"Perdón, cariñito amado": respondía, sin fijarse en ninguna imagen en particular, embelesada, pasaba las páginas del álbum de fotos dedicado a él, y solo a él; a su gran bolero.

"Si tú sabes que te quiero": confesaban, en dúo.

Anhelos y esperanzas se vieron casi perdidas durante lo intentos anteriores cuando Daniel Santos y Orlando Contreras trataron de calmarlos. No lo lograron; no pudieron satisfacer las ansias de los amantes y las del autor; y el culpable fue Daniel.

Su muy particular estilo de lumpen arrabalero los desconcertó, poco amoroso, nada convincente; diluyó el perdón que tanto querían oír, sin las caricias o matices que comunican la vulnerabilidad en la cual estaban todos los que deseaban la reconciliación, "que es todo lo que ansía mi pobre corazón".

Otros interpretes, durante las mismas tormentas en Punta y en Manhattan, obsesionados con una única ilusión, amar de nuevo, mantuvieron viva esa fuerza interior que se teme pueda desaparecer; esa que en un momento, cuando no hay la remota posibilidad de volver a ser un solo cuerpo, dos en uno, no desaparece por completo; la fuerza que dentro, muy dentro lleva a los amantes, el autor, los boleristas a profesar el amar sin condiciones; la fuerza inexplicable; la que quizás es el amor en su más puro estado; esa que logra que los amantes continúen por la vereda, hasta encontrar a aquellos que posiblemente podrán ayudarlos a empezar de nuevo; la fuerza que "ansía" su/mi "pobre corazón".

Marc Anthony y Ednita Nazario, menos soberbios que Daniel Santos, más sublimes, ayudaron a recuperar los anhelos, la esperanza; aliviaron el intenso vacío, la inquietud del pobre corazón que "todo lo que ansia cuando ama" es pedir perdón.

- Perdón nunca nos ha faltado. Vida de mi vida, perdón
- Te amo. No puedo seguir si ti. No me quedan fuerzas.

Los dúos acompañan los delirios del apuesto galán, el que, a pesar de tantas veces oír las distintas versiones del perdón, sigue sintiéndose engañado:

-¿Por qué me llevaste hasta Punta del Este, si sabías que vos no me querías? Mentiras, puras mentiras, tus correos eran puras mentiras.

Y así una vez más, un romance, separado por miles de millas de distancia y entornos, el cual, al igual que en el primer capitulo del mismo -siempre cantado, contado a dúo-, puede que tenga un final feliz o puede que, para los enlodados en lágrimas, desbocados en risas, se repita, o que encuentre otras versiones de un mismo bolero.

-"Estoy aturdida, el Porsche, ¿dónde está?

El autor, la novelista en voz ajena, los amantes, bolerista, todos juran que jamás nada, ni nadie los separará; que "adorar ansía", y "como en un sueño", se dejan, atreven pedir "perdón, vida de mi vida".

https://m.youtube.com/watch?v=JCZlN_DYQsE
https://m.youtube.com/watch?v=X-daWc_RfZs



(Este bolero es uno de los "capítulos" que conforman la Novela-bolero: Montevideo a Punta en voz de la Tellado, publicada en este gran borrador, este blog.)

QUEERS EN LA CLANDESTINIDAD Y LAS BOCAS LLENAS DE MIERDA

Obligados por los que se avergüenzan de ellos a que se escondan y pretendan ser lo que no son; controlados por sus miedos y sus deseos de ser otros; prohibidas sus posibilidades de explorar sus sexualidades, sus cuerpos (los Intersexuales son los que más se esconden); silenciadas sus vidas llenas de opresión e ignorancia; aterrorizados, excluidos, acusados, y abusados fisicamente; en vela, que no los maten, o a que ante tanta ofensa se suiciden, muchos se convierten en sus propios enemigos. Otros, una vez salen del clóset, el armario, el placard, despojan sus defensas y dan cara, arman instituciones, estudian sobre sus vidas, escriben, delatan, comienzan el proceso de sanación, liberación de trabas políticas y sociales, y no hay marcha atrás.

Hace 50 años comencé ese proceso de decir la verdad sobre la homosexualidad; enfrentarme a la familia, sociedad; estudiar con detenimiento la literatura sobre la homosexualidad, la intersexualidad y si algo no parece cambiar es la cantidad de fotutos pobremente informados o falto de evidencia que andan dando cátedra sobre la homosexualidad. Quizás los homos debemos responder como lo hacen los afroamericanos cuando los gringos blancos discurren sobre ellos: "Stop blaxplaning us".

Hoy puedo asegurar que no tenía otro camino. O salía del clöset o terminaba cómo muchos: llenos de terror. Cuando no hace mucho tiempo un pariente me dijo que él no me aprobaba pero que no me rechazaba, o la amiga que me dio cátedra sobre lo cruel que son los homosexuales unos con otros, no se dieron cuenta de su ignorancia y falsa presunción de expertos en el tema, su falta de cultura y conocimiento (un dato no es una teoría) sobre la complejidad biológica y existencial del ser humano. Y así, continuamente, tenemos que oír a los ignorantes llenarse la boca de mierda.

Sunday, December 25, 2016

ANTI-BOLERO DELIRIO

“Este amor delirante
Que abraza a mi alma”

         Reality check, sweetie

“Si no estoy contigo mi bien
No soy feliz”

         La dependencia engaña.

(29/02/2012 NYC)

SI NO SABE DISTINGUIR ENTRE AUTOR Y TEXTO, APRENDA A LEER

Los autores usan sus experiencias para escribir sus textos; mas estos últimos nunca son una proyección directa del poeta o narrador; una vez escritos, adquieren su propia vida. Algunos lectores caen en lo que le ocurrió al lector abajo citado, no distinguen entre autor y texto. La contestación que le dio la autora es genial:  "Es la primera vez que alguien le habla a un personaje esperando que le responda el autor".

‪"Felipe Jolly Luque‬ Che nena! La pregunta es bastante fácil: sos feliz o no sos feliz? And stop with the bullshit please
Like · 2 · 16 hrs

‪Danixa Laurencich‬ Es la primera vez que alguien le habla a un personaje esperando que le responda el autor. Decir que te conozco ‪Felipe Jolly Luque‬ y sé todo el amor que me tenés, si no, pensaría que estás medio pirucho, como la protagonista de la novela de donde extraje esto.
Like · 1 · 10 hrs" *

Cuando lean, no confundan los procesos internos del autor con sus obras -se afectan pero no no tienen relaciones causales-,  pues, de no distinguir entre escritir y escrito, ustedes no van a lucir como buenos lectores.

*(Tomado de la página de FB de la escritora Danixa Laurencich)

MUSICA JÍBARA DE NAVIDAD

Just nowiOS
La navidad - Priscila Flores (Rosalia Rivera) - DISCO DRAMA 97 - YouTube
Teatro Hollywood de COAMO, Puerto Rico. Coleccion-Angel Luna F.
YOUTUBE.COM

A los mulatos de Guayama por Luis Palés Matos

El gran poeta guayamés Luis Palés Matos los llamó "duques de la mermelada", y recuerdo cómo, con su piel blancuzca-amarillenta y sus pelos estirados con cremas, evitaban el sol y cuando los jíbaros bajábamos de los cerros, asumían posturas elitistas y discriminatorias, hasta el momento que querían casar a sus hijos e hijas con hombres y mujeres blancas: sabían que con los "blanquitos" del pueblo no tenían posibilidades, así que subían a Jájome a buscar mujeres y hombres, jíbaros pobres, blancos para, según aquel dicho popular que se oía en PR: "mejorar su raza".

Elegía del Duque de la Mermelada, por Luis Palés Matos (Puerto Rico, 1898-1959)

¡Oh mi fino, mi melado Duque de la Mermelada!
¿Dónde están tus caimanes en el lejano aduar del Pongo,
y la sombra azul y redonda de tus baobabs africanos,
y tus quince mujeres olorosas a selva y a fango?

Ya no comerás el suculento asado de niño,
ni el mono familiar, a la siesta, te matará los piojos,
ni tu ojo dulce rastreará el paso de la jirafa afeminada
a través del silencio plano y caliente de las sabanas.

Se acabaron tus noches con su suelta cabellera de fogatas
y su gotear soñoliento y perenne de tamboriles,
en cuyo fondo te ibas hundiendo como en un lodo tibio
hasta llegar a las márgenes últimas de tu gran bisabuelo.

Ahora, en el molde vistoso de tu casaca francesa,
pasas azucarado de saludos como un cortesano cualquiera,
a despecho de tus pies que desde sus botas ducales
te gritan: —Babilongo, súbete por las cornisas del palacio—

¡Qué gentil va mi Duque con la Madama de Cafóle,
todo afelpado y pulcro en la onda azul de los violines,
conteniendo las manos que desde sus guantes de aristócrata
le gritan: —Babilongo, derríbala sobre ese canapé de rosa!—

Desde las márgenes últimas de tu gran bisabuelo,
a través del silencio plano y caliente de las sabanas,
¿por qué lloran tus caimanes en el lejano aduar del Pongo,
¡oh mi fino, mi melado Duque de la Mermelada!?

Saturday, December 24, 2016

AÑO BISIESTO

1916: mentiroso, destructor, amigo
de otros años negros, resbaladizos
años distintos a los años buenos:
aman sin preguntas, abrazan, suspiran
años de vacas gordas. Años queridos.

Año 1916: vete ahora sin glorias, vete
hacia el mismo carajo de donde viniste.

Friday, December 23, 2016

BOLERO #14: MEMORIAS - MONTEVIDEO A PUNTA EN VOZ DE LA TELLADO

Los boleros no dejaban de aparecer en los discos, en la pantalla de la tableta, la laptop, contando la historia de un amor, el nuestro o el de los amantes en camino a Punta; romances únicos que no tuvieron "otro igual", mas "contigo en la distancia", sus coordenadas, hilos conductores podían ser reducidos a sus más elementales cualidades: todo el bien y todo el mal en la historia de un amor.

Recuerdos cuyas historias perdían importancia frente a los sentimientos fundamentales, los más básicos - amor, odio, miedo, deseos carnales -, seguían dentro, muy dentro, activados por un mensaje cibernético, un feliz día de San Valentín, una llamada imprevista, un rechazo de la mano, un disco: "Recuerda que tan sólo de verme tú temblabas".

Recuerdos que despiertan el placer que se siente cuando el otro te desea, y quieres que así sea porque también lo deseas, la deseas, en "la calle en que nos vimos", o que "sin esperarlo", obligan a revivir el rechazo y las ganas de vengarse, el rencor que se siente, suprimido por la resignación o despecho: "Si me quisiste así, pobre de ti si es que ahora tratas de olvidar".

Recuerdos que en el peor momento obligan a experimentar de nuevo un miedo crudo, un terror a que después de pasar "la tempestad quedarán sobre la calma un inmenso vacío", o "un corazón hecho pedazos", y que solo puedan ser recogidos en un bolero, una historia de amor, sus dos amantes, el Porsche destruido.

Ni el coche, ni nosotros o ellos, ni las tormentas invernales del norte o las lluvias y vientos australes -aquellas substancias que le dan cuerpo a los sentimientos que guían los boleros- logran desplazar el deseo de amar o de odiar, ni tampoco son capaces de rellenar el espacio que deja la ausencia de quien una vez fue el ser amado, ni pueden explicar ese sentimiento que arropa el alma: el delirio

"Delirio" cantado por los Tres Ases, servía de fondo al cuadro que pintaba  la tormenta invernal en Manhattan y al otro bolero que vivía la muy templada y asertiva protagonista postrada en una cama de un hospital en Punta, logrando que "esa pasión que atormenta el corazón" desarmara al escritor en el norte y derrumbara todas las defensas de la tellediana mujer de ojos color turquesa y largas acicaladas uñas color rojo subido; llevando a ambos a aceptar que pudieron haber sido engañados.

-  ¿Por qué me pediste que viajara? Yo que estaba tan tranquila.

Los Tres Ases acompañaban al autor y la protagonista en su encierro, en su sentirse incapaces de vivir el uno sin el otro, la otra, en creer "si no estoy contigo mi bien no soy feliz", aunque en medio del vacío tuviesen que aceptar que "todo fue un sueño", un fracasado empeño en amar de nuevo, abrazar y sentir los besos de fuego; en ser "la ola que te envuelve en la bruma y te disuelve en la espuma".

Un sueño, un delirante sueño convertido en canción, esta vez fue interpretada por René Barrios. ¿O era la voz de la Lucy Fabery la que se oía desde la carretera que va de Montevideo a Punta? No, fue la propia voz de Sylvia Rexach la que dijo: "Y de noche mi corazón te nombra....Triste maldición".

El Porsche, destruido.

https://m.youtube.com/watch?v=SnehCdzWinY




Thursday, December 22, 2016

EL ATLÁNTICO SUR ENGAÑA

Para llegar hasta el Atlántico Sur hay que caminar muchas leguas, y una vez allí, si encuentras cerrado el portón de entrada a la playa, dicen que es mejor así para no tener que nadar solo. 

El Atlántico sur es más violento, ni por su fuerza ni por su volumen, por su soledad. Nunca relaja a quien lo observa, su calma arropa la resaca. Miente. Engaña. 

Caminé muchas millas para llegar hasta San Luis, y una vez frente a la casa de playa no encontré lo prometido. La lista de huéspedes pegada a la puerta de entrada no incluía mi nombre. Regresé al mar. Brinqué sobre el portón, nadé solo. 

EL CABALLITO DE MADERA DEL TÍO CECILIO

EL tío Cecilio era gruñón, franco, estricto y católico ortodoxo, cualidades que no contradecían su compasión, generosidad y caridad. Cuando vivía en NY era una de las dos casas -la otra era la de mi hermano- donde iba a celebrar las fiestas de Navidad. Con ellos me sentía que tenía familia en la ciudad que nunca duerme. Marcela, su esposa, preparaba unos pasteles de masa navideños que dejaban puro placer en el paladar, y me guardaba dos o tres yuntas, para comer en su casa y para llevar conmigo. Mi tío Cecilio me dio uno de dos regalos que nunca olvido: el primero que mi hermana Ana  cosió en su Singer, un pantalón con tirantes; y el segundo, un caballito de madera que él con su amor incondicional me construyó. Ahí guardo las fotos, en una vestido con el pantalón que no me quitaba ni para dormir, y en otra, al lado del caballito de madera.

Guayama, 1950; Nueva York, 2017.

Wednesday, December 21, 2016

LA GOTA, EL CUBO, EL LINOLEUM, LAS FLORES, Y EL ROTO

Anoche o fue hace años cuando pusieron el cubo directamente debajo del roto por donde entra la gota. El roto no ha sido arreglado, y la gota sigue separándose del resto del agua que corre sobre el techo de zinc, entra por el roto y cae en el cubo que está sobre el linóleum, diseñado con flores rojas, blancas, amarillas, verdes, violetas, azules, negras. Las flores del linóleum hacen juego con las que la gota moja: las rosas tan lindas que crecen en el patio; las que ponen en el cubo para que se mantengan frescas. La gota, que no quiere seguir con las demás en el chorro de agua que cae sobre el techo, salta dentro del cubo y moja las rosas. A la gota y al linóleum le gustan las flores. El linóleum cubre un piso de madera lleno de rotos por donde no puede entrar la gota porque ésta cae dentro del cubo.

Guayama, 1955; Nueva York, 1975

Un día de Navidad: Cristianos en Santurce, Puerto Rico

Era otro día de Navidad, una ocasión perfecta para reafirmar la unidad familiar, el compromiso cristiano lleno de caridad y comprensión, cuestionado por la mesera dominicana del restaurante Rubén's en Santurce: -"¿¡Y no tiene familia en PR!?".

-"Tiene, pero no lo invitan".

-"¿Le gustó el mangú?".

BOLERO #17: DESEOS. MONTEVIDEO A PUNTA EN VOZ DE LA TELLADO

(Este bolero es uno de los "capítulos" que conforman la Novela-bolero: Montevideo a Punta en voz de la Tellado, publicada en este gran borrador-blog)

Doce de la noche y no llega, "me hará lo mismo que ayer/ espera...", otro bolero, otra espera por un amante, una idea sobre lo qué podría pasar, lo que estaba ocurriendo, lo que se puede contar, lo que se desea, lo dicho antes: "Cariño mío, no sufras tanto, ya estoy aquí".  Se repetía.Un bolero nunca acaba.

Sirenas de ambulancias en camino a Punta, un grito de dolor o de placer, una sonrisa, una lágrima se entretejen mientras el autor, los boleristas y sus protagonistas junto a la Tellado reconstruyen lo vivido o la espera, lo esperado, sus pasados o lo que puede ser, reflejados en un caledeiscopio que proyecta estados de puro éxtasis o desasosiego: -"Ya no lo quiero ni ver"-.

Un bolero pone en perspectiva lo vivido, lo esperado, provee compañía, sirve de espejo, reconstruye el andamio de los sentimientos, lo desmantela, y permite recorrer el camino de quienes ocupan múltiples espacios, el suyo y el de los otros, aguardando por una resolución, un desenlace, una idea sobre el amor, cómo expresarlo.

En el bolero "Ya Son las Doce" el compositor, autor, cantante y el amante ausente bailan en conjunto, y a la misma vez cada uno baila por su lado. Desde las primeras dos estrofas, "Ya son las doce y no llega/ Me hará lo mismo que ayer", la espera por el ser amado, la historia de la relación entre todos los personajes, particularmente la desesperación del que espera es relatada; y a su vez, le otorga presencia al objeto del deseo, por quién se espera, lo personifica.

Es la conjugación de voces lo que convierte al autor, el cantante, los amantes en arquitectos de un todo, un aleph amoroso; y una vez completado el bolero, éste permite volver cual tango con la "frente marchita" sobre el pasado, fragmentar lo vivido, entenderlo,  trascender el dolor o el placer.

El bolero en su conjunto se habla a sí mismo, recrea lo posible, "pero de pronto siento un ruido y me despierto/ se abre la puerta y llega mi querer", y arma todo lo que quisiera vivir más allá de la novela tellediana: -"No sufras tanto ya estoy aquí", transformándose en las múltiples voces que ocupan una historia: "No me regañes cierra los ojos y duerme feliz".

Tuesday, December 20, 2016

"Los nenes lo cogen a relajo"

le dijo una señora puertorriqueña con cara de amargada a un señor igual de sombrío durante un momento muy largo cuando el barco embestía olas gigantes y los muchachos gozaban enormemente con los vaivenes, los ruidos, el no poder caminar recto. Durante la travesía tranquila y sin vientos o temporales, a la muy estricta señora no la molestaban los escándalos de los adultos puertorriqueños: gritones, alguno que otro borracho impertinente, ni las las tontas maripilis, típica representación de cierta mujer neo clase media isleña, con sus cutis desteñidos y sus pelos rubios oxigenados y estirados, sin pizca de cultura, exhibiendo sus banalidades. Para esa señora, el "relajo boricua" es igual al mundo lúdico de los niños, pero no incluye a esa "nueva cafrería".
https://www.facebook.com/photo.php?fbid=1193383630743438&set=a.1179201182161683.1073741827.100002154376863&type=3

BOLERO #39 TRANSGRESIONES: MONTEVIDEO A PUNTA EN VOZ DE LA TELLADO

"Igual que en un escenario.....": el bolerista, los amantes, las parejas bailando sobre una loseta juegan un papel en el que representan lo esperado de cada uno de ellos: conquistan, seducen, se acercan, se alejan, vuelven, juntan sus cuerpos, conjugan aquellos roles determinados por los motivos e historias particulares de las participantes en la relación, en el montaje de su obra, su bolero.

En algunos casos los actores en el juego, el teatro de la vida amorosa, mienten: "falsedad bien ensayada"; repiten tantas veces la fingida actuación, sugieren sobre las tablas, o en el puerto bañado por la bruma, quizás en la sala en Manhattan, o en un apartamento en Montevideo, un "estudiado simulacro".


El mismo simulacro que el bolero hace cuando bordea, roza el flamenco; juega con las identidades, subvierte los géneros;  cada cantaor, cantaora se desdobla, transforma los gestos, miradas eróticas, sutiles movimientos de manos, dedos, cejas, labios, hombros, ofrece claves, taconea, representa, arma puro teatro y danza, transgrede. 

- Mintió, mintió, mintió, me hizo creer que estaba al tanto de los matices. Mentir es su forma de ser.
- ¿Era hombre o mujer? ¿Vicentico? ¿La Lupe?
 - No, no fue la desasociada voz varonil de Vicentico ni la llena de soberbia y furia de La Lupe la que nos acompañaba durante los viajes por la ruta Interbalnearia, en el apartamento de Manhattan, en el puerto frente a la enorme boca del río. Fue Falete.

(Este bolero es uno de los "capítulos" que conforman la Novela-bolero: Montevide a Punta en voz de la Tellado, publicada en este gran borrador, este blog.) 




https://m.youtube.com/watch?v=R-CpdAtgKQY
https://m.youtube.com/watch?v=v5OQA8yPCHE
https://m.youtube.com/watch?v=4zBF-SIE-pw
https://m.youtube.com/watch?v=Gmywbmd-iRI

Saturday, December 17, 2016

MELANIA TRUMP AND THE RED-NECKS: THE MUSICAL

Or is it a comedy of errors? A tragedy? The representation of the linguistic and social dynamics that took place between a tall, slender, stylized and very rich multilingual Central European woman (with little to say in each of the languages she spoke) and the residents of the West Virginia and Kentucky back country mountains that Ms. Trump visited during her campaign to raise beauty standards and end illiteracy in rural USA.

Saturday, December 3, 2016

UN BICHO DESPOJA ESPIRITUS

La espiritualidad en Guayama trascendía los ritos y dogmas. En esos pueblos caribeños el sincretismo religioso (cristianismo, espiritismo kardeciano, animismo africano, brujería) sirve para cuestionar muchas de las prácticas de una u otra religión tradicional, o cualquier corpus ideológico de corte espiritual; a la vez que ayuda a poder apreciar algunas de esas creencias. El sincretismo separaba e integraba.

Ese baño religioso en aquel caluroso y sofocante pueblo obligaba a no perderle el respeto sin temer demasiado a los fenómenos sobrenaturales. Si alguien experimentaba alguna sensación que no podía explicar racionalmente decía que le había bajado, entrado, al cuerpo algún "muerto chiquito", un espíritu ambulante (frase con la que designaba lo sentido, muchas veces acompañada con un grito, "fuera de aquí", una sacudida de brazos, un poco de agua bendita regada por doquier,  y persignarse.)

Un escalofrío sorprendió el correo electrónico que estaba escribiendo para aclarar unos puntos sobre culturas, espiritualidad y medicina, resultado de una larga conversación sobre enfermedades con un gran amigo uruguayo; un tipo religioso, pero ni dogmático ni carcomido por tal o cual secta. No pude enviar el mail.

Mientras escribía el mensaje con pasión y convicción, me pasaron dos cosas a la vez:  sentí que me cayó algo encima, y a la misma vez, se perdió el mensaje en el equipo inteligente. Una risa incómoda acompañó la pregunta: "¿Un muerto chiquito?"; la conjetura: no quiso que enviara el mensaje lleno de amor e inteligencia espiritual.

Explicación racional: Estamos en el comienzo del verano austral, en una casa rodeada de árboles y jardines, no tengo mosquiteros, ni me gusta el aire acondicionado, y los insectos se meten dentro de la casa, y lo que me cayó encima parecía una cucaracha, tipo phylophaga. Nada que ver con un "muerto chiquito". Era un bicho uruguayo.

Con el susto que me causó la cucaracha voladora, sin querer salté de la silla, le di delete al mensaje, mas por suerte y ayuda de los "computer back-ups", del amor de los poderes universales, no perdí ni el juicio por completo ni el mensaje.

El bicho luego siguió su vuelo; salió por la ventana. No era peligroso.


*Bicho es usado en Puerto Rico para referirse al pene de los hombres.

Friday, December 2, 2016

DE MONTEVIDEO A PUNTA

Una novela-bolero contada por la Tellado: "Te quise con alma,,,"

Tuesday, November 29, 2016

Y no quiso creer que ya no lo querían

Turbó a otros, a sí mismo, la furia interior desatada, sin rumbos, en plan de guerra, con su lanza en manos buscó el amor entre molinos de viento.

EL PRINCIPITO URUGUAYO Y LOS DOS CELLOS

Cuando el Don Juan de las redes sociales orientadas viejos gays veía que su conquista se alejaba, usaba la música de los dos cellos, de noche, para conquistar de nuevo, y una vez tenía a su presa en sus garras, daba un zarpazo con sus chistes racistas. Atraía y hería.


Monday, November 21, 2016

60. TEATROS: MONTEVIDEO A PUNTA EN VOZ DE LA TELLADO

La tarde se hizo bolero y comenzó la noche de anoche, la noche de no terminar; tan llena de soledad, tan llena de ti.

Ebria canción de amargura, de placer que murmura el mar, logró reunirte conmigo y convertirnos en un solo, un algo, alguien más allá de mi, más allá de ti.

- ¿Nos habíamos separado?
- No creo.

Me acompañaste, me acostumbraste, me enseñaste todas esas cosas, nos amamos. entremezclamos furias y alegrías, risas y llantos, de luna.

La noche de anoche, silencio de olvido, llenó la soledad, contigo, dentro, muy dentro de mí, de ti, se hizo carne, lujuria, recuerdos, besos, muchos besos.

- ¿Bailamos?

Nos hicimos bolero.

 

Tuesday, November 15, 2016

PIRIÁPOLIS, URUGUAY

El Hotel Argentino evoca a Mónaco, la rambla tiene el sabor de quincalla en la Avenida de Diego en Rio Piedras, y el Cerro del Toro carga y observa la historia de las colonias, las eternas colonias.

Monday, November 14, 2016

UN JÍBARO EN PIRIÁPOLIS

Camina sus ángulos, trigonemtriza la existencia desde una terraza en el Hotel Argentino.

Monday, November 7, 2016

JABIBONUCO: EL LIBRO DE DANIEL

"El Libro de Daniel" es el último capítulo de mi novela monografía, Jabibonuco, cuyos capítulos anteriores fueron publicados en este blog.


9. El Libro de Daniel


"Toto proficit in polo nostrae connumeratio litteraturae, quia non pecuniarum contractus, sed sapientiae quaestus ratiocinamur." (Virgilius Maro Grammaticus, De laudibus indefunctorum)


9,1. El Verbo


"En el principio existía  la Palabra, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. Ella estaba en el principio junto a Dios. Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada." (Evangelio según San Juan
1:1. Nueva Biblia de Jerusalén. Bilbao: Desclée de Brower, 1999.)


La luz del verano austral rebotaba sobre el inmenso río, entraba por la ventana, alumbraba la habitación, formaba, movía sombras, y lentamente dibujaba los dos desnudos cuerpos masculinos sobre el piso de baldosas blancas y negras, rodaba junto a ellos durante aquella tarde montevideana.


- En mi pueblo, hablar fino, No se podía hablar fino, se burlaban
- Perdona, no te llamé brava por ser femenino. Es un uso más. Que el significado no está tanto en la palabra. Si algo aprendí con las lecturas de las conferencias inéditas de la Coster, fue que el significado está en el conjunto de elementos. Me quedó clarito.
- La leí
- ..... el acento, la entonación, y éstos le añaden o restan seriedad, importancia a lo que dices, o le otorga sensualidad, o lo caricaturiza. ¿Por qué se burlaban de hablar bien?
- Por la misma razón que los planchas hablan como hablan. El tuyo parece sacado de una película de Niní Marshall. ¿Sabías que Perón la expulsó del país por depreciar el idioma o por alguna razón relacionada con el idioma?
- No lo sabía. El de ustedes es el más influenciado por el inglés.
- Y es el más cursi, si oyes a las señoras clases medias de San Juan.
- Te deseo, en parte, por tu acento. No es deseo, entonces. Es otra cosa, pero no es deseo.
- Los planchas uruguayos, al igual que los villeros en Buenos Aires o los cafres en Puerto Rico.
- Como la banda reggae argentina.
- ¿Sabes por qué se pusieron ese nombre? ¿Por qué te ríes?
- Por nada. Hasta pueden aprender a hablar como nosotros, pero muchos terminan como Jabibonuco, aprendió todos los códigos, y no aprendió a distinguir todos sus usos ni lo que guiaba a quien looía. Por eso lo quemaron en la hoguera.
- Tu interés en mí, en mi forma de hablar desplaza y reemplaza tu verdadero deseo y niega la posibilidad de desenfrenar y desenmascarar tu vida por completo. Por eso es mejor conocernos, que acostarnos, tener sexo.
- Si vos lo decís.
- Puede que lo que hicieron tus espíritus contigo en el Caribe sea lo mismo que lo hecho por los ritos en el cerro donde se encuentra el cementerio charrúa: me ayudaron a encontrar el camino dentro de ese laberinto que me ha tocado caminar.
- Ya empezaste con la crisis, no podrás dar marcha atrás.


El  metal de voz de Daniel, estreñido,  controlado, temeroso, no cuadraba con su inteligencia, ni con su formación, donde el raciocinio era fundamental y que aplicaba con una impresionante frialdad; oía a sus interlocutores sin el continuo estar a la defensiva.


Distinto a mí. Tan siempre en la espera, guardia, al acecho. Él, flemático, desprendido del otro, podía esperar sin preocuparse, oía y recogía lo que le interesaba, esperaba, calculaba y respondía de acuerdo a sus intereses. Documentaba las historias, las vidas, los relatos, las leyendas de los pueblo originarios sin aparentemente sentirse afectado por los mismos.


En el Cerro del Torro en Piriápolis, el grupo compuesto en su mayoría por estudiantes de antropología, mucho más jóvenes que Daniel y menos preocupados por su genealogía, compartían pan, carnes, papas, porotos y mate. Distintos a Daniel, los estudiantes de aquella nueva generación no estaban tan separados de sus antepasados, sus múltiples y contradictorios antecesores.


A la voz temblorosa de Daniel le respondían, la tranquilizaban con una mano sobre su hombro, una tierna sonrisa, unas lágrimas, durante el relato que informaba sobre el asesinato de su antepasado charrúa por un tal Rivera, el ultraje de la esposa, la crianza de un bebé por una familia de inmigrantes canarios, cuyos recuerdos incluían el asesinato de los guanches en las islas africanas, el exilio en Francia, años más tarde, de un grupo de charrúas que habían luchado por la independencia del Uruguay, y terminaron en un circo, unos supuestos parientes  lejanos en Lyon que reclamaban descender de aquellos guerreros que fueron tratados como mercancías, entretenimiento, objetos de burla y alegados estudios científicos.


De parte mía, ser un extranjero en aquel círculo académico, con herencia arahuaca, vinculado a Jabibonuco y los otros antiguos eunucos caribeños, servía de memoria, y de separación a la vez. Preguntas sobre los guaraníes, los inmigrantes, la función de las iglesias, la búsqueda y clarificación de la identidad le daba a la toma de mate una sensación de comunión histórica. El ciclo se había completado: Daniel descubrió que el centrismo en la herencia europea le negó parte de su historia, la historia de todos.


Daniel no pudo controlar la historia personal durante los ritos. Su otra voz, aquella ira que sentía cuando hablaba con algunos compañeros estudiantes, o con los morochos o los negros, que trataba de explicar, de buscar su razón, que no se daba con todos, que estaba ligada a lo que era su estatus de burgués, euro-descendiente, a que sentía que ellos, los pobres, no podían hablarle como si hubiesen igualdad de condiciones. Su incomodidad con su vida lo estaba desnudando. El antiguo cementerio de los charrúas sirvió de espejo y le quitó las ropas, lo trastornó. Dejó de hablar, imprevisto, empezó a llorar.


"Los trabajos de Daniel sirven para continuar investigando y delatando las muy tristes historias de los pueblos originarios. Muy triste lo que cuenta sobre los charrúas, quienes después de haber luchado por el beneficio del Uruguay, fuesen desterrados y vendidos como conejillos de indias y como artefactos para un espectáculo. Muy triste. Antes de Jensen estuvieron otros que usaron como excusas la ciencia para justificar sus prejuicios. Los nuevos cronistas, incluyendo a Daniel Mujica, tienen que seguir recogiendo información sobre las nuevas colonizaciones y delatando las anteriores. " (Sor Bernarda del Castillo, correos
electrónicos inéditos)


-La crisis empezó hace tiempo. Estoy desenredándola ahora, con la ayuda de Jabibonuco.
-¿Un arahuaco te ayuda?


Sonríen, dan vueltas por el piso, marcando su piel con los bordes de las baldosas.


"La oración fundamental del cristianismo, El Padre Nuestro, tiene dos versiones: San Lucas da de ella un texto breve (con cinco peticiones [cf Lc 11, 2-4]), San Mateo una versión más desarrollada (con siete peticiones [cf Mt 6, 9-13]). La tradición litúrgica de la Iglesia ha conservado el texto de San Mateo. Como resultado de los nuevos estudios teológicos, los hallazgos arqueológicos en el Oriente Medio y dado que los evangelios fueron escritos mucho después del asesinato de Cristo, hay quienes dudan sobre la veracidad de la segunda versión. Recuerda  que ya para el siglo tercero después de la muerte de Cristo el cristianismo había sido consolidado y ciertos grupos comenzaron a ejercer control lingüístico e ideológico sobre los muy diversos y pluralistas cristianos primitivos, y que puede que hayan sobre-impuesto los intereses de ciertos grupos en particular sobre la versión original de Cristo.” (Sor Bernarda del Castillo, correos electrónicos inéditos)

9.2. La Comunión


"Durante una entrevista sobre las vidas de los habitantes en uno de los barrios populares de Montevideo, el crimen como tema, pocas personas quisieron hablar y quien lo hizo intercaló español estándar con frases dialectales: 'Yo no sé nada. Y aunque supiera tampoco te diría, no me voy a regalar. Raja de acá porque te van a picar como a un queso. No me importa lo que seas, acá está todo el mundo caliente'.....". (Daniel Mujica. "El mestizaje cultural y las influencias de los pueblos originarios en el Uruguay contemporáneo", monografía inédita, 1984)


Después del rito, los despojos, la limpia, los escalofríos, las conversaciones con los demás estudiantes, caminamos en silencio, bajamos de El Cerro del Torro muy tranquilos, y regresamos en bus a Montevideo sin decir palabra, agarrados de manos como si nuestra historia fuese la misma. Los detalles no lo eran, la conjugación de los cuerpos sí nos unía.


- ¿Crees que el que hayas estudiado en una escuela pública y yo en un exclusivo colegio católico sirva como factor para explicar las diferencias en nuestras actitudes, tan distintas, hacia la experiencia religiosa?
- En parte. Lo que queda muy claro que nos hemos movido ambos del animismo a la interioridad espiritual, de lo concreto a lo abstracto sin perder de vista el centro que nos guía, nos ata.
- Como los chicos que estudia Barbara Koster, el payaso es la letra o la letra es el payaso. Lo que no puedo negar es que los espíritus charrúas en el cementerio me obligaron a llorar.
- ¿Dónde comienza o terminan nuestras creencias y dónde comienzan lo que queremos conocer? Aunque no puedes negar que el porro que nos fumamos antes de subir al cerro ayudó un poco, ¿no crees?
- ¿Cuándo empezaste a hacer ejercicios de yoga?
- Cuando los curanderos me dieron un baño de aguas con plantas para ayudarme con mis muy volátiles estados de ánimo y terminé con una pulmonía.
- ¿Ya no vas a la iglesia?
- Con Jabibonuco terminó un ciclo. Cada experiencia religiosa responde a tus capacidades y las de tu entorno para comprender el misterio que presenta la espiritualidad, y en mi caso particular, los palos santos, las hojas de campana, los archivos incinerados por Sor Bernarda, los curanderos me obligaron a moverme sin perder el interés de entender eso que llamamos lo sagrado, la espiritualidad.
- ¿Quieres quedarte conmigo antes de que regreses a Nueva York?

9.3. El Éxtasis


“I-Yará pasó por la tierra y al ver despoblado un lugar tan hermoso, sintió un placer inexplicable y decidió llevar a Tupá un trozo de tierra. Tupá al tocar la tierra evolucionó, y en su máxima experiencia, se expandió, cubrió todo, amansó la tierra y le dio forma humana, creó dos hombres destinados a poblar la región. Uno era blanco y lo llamó Morotí, y al otro de color rojizo, Pitá.” (Daniel Mujica, “Leyendas,  ritos y mestizaje de los pueblos originarios y sus efectos  en el Uruguay contemporáneo.” Monografía Inédita, 1980)


-Vimos, primero, Teorema, una película de Passolini que trata sobre un extraño visitante que llega donde una familia de buena posición económica.  Con su  atractivo físico, exuberancia, dotes y carisma personal, les va seduciendo uno por uno: a la criada, al hijo, a la hija, a la madre y al padre. Después que la familia cae en sus redes, el visitante se va y la familia se queda desorientada, desubicada, sin saber cómo continuar con sus existencias. Una especie de éxtasis los había arropado y luego a tratar de entender sus vidas.  Pasamos la noche juntos, yo viajaba al otro día, regresaba a Nueva York.
- ¿Y?
- Nos quitamos la ropa, estudiamos los cuerpos, nos fumamos un porro, comentamos sobre el tamaño de los penes, lo sólidos o flácido de masa en las nalgas, los vellos, el pecho lampiño.
- ¿Y no tuvieron relaciones íntimas?
- No. Preferimos conocer nuestros cuerpos y las actitudes hacia los mismos, lo pasivo versus lo activo, lo versátil versus los roles definidos. Fumábamos, nos reíamos.
- Para, sigues luego, vamos a ver los nuevos zapatos que me recuerdan a las nenas de Degas. No sé por qué, pero me las recuerdan. Deben ser las puntas. ¿Desnudos, sin sexo?
- El deseo es tan objetivo como el pene parado. Es cuestión de poner freno y hablar sobre el mismo. El porro ayudaba. La  noche pasó sin tener que llegar a ese tipo de entrega, de comunicación física.
-¿Comunicación física? Antes le llamaban venirse. Mira, muero, me extasío frente a los nuevos muebles que trajeron de Milán. Cuidado que no te tumben las brujas del East Side.
- Deseo sexual no faltaba. No era nuestro plan.
- Te entiendo. Yo no tengo que comprar para sentir el éxtasis que me activan los diseños. Vamos ahora al sótano, que es donde único mi presupuesto me permite comprar. ¿Se van a ver de nuevo?
- No sé. Lee mi cuento basado en Corín Tellado y tendrás la respuesta.
- Lo vas a ver, lo sé.
-Nos abrazamos.
- ¿Desnudos?
- Sí. No duró mucho el abrazo.
- ¿Cómo puedes controlarte? Ahí es cuando me enrosco y no me despega ni un rayo
- Eros no es solo sexo. Es conocer al otro cuerpo, al otro ser con quien te empatas.
- Perdona la indiscreción, se les paró.
- Por supuesto, nos separamos y dejamos que se bajaran mientras oíamos a Bajofondo
- Me ahogo. Me vas a obligar a ver porno o exploto. Respiro. Vamos. Deja que me concentre en Galiano. Mira como fusiona espacios, formas y épocas. No se sabe si es un arquitecto con telas, un escultor, si estás en casa de la Pompadour, un palacio en Kyoto, o en un carrusel. Lo que sí se sabe, es que estás en esta época. Distinto a la Nito Maldonado, cosiendo guayaberas. Tan monotemática, étnica.
- Tangos y milongas, y una hermosa tarde y noche en Montevideo.


Las sombras se formaban y movían con los cambios de la luz que entraba por las ventanas. Proyectada sobre su cuerpo, la luz del atardecer, del verano austral, abrillantada por el río, el inmenso La Plata, lentamente dibujaba sobre el piso de baldosas blancas y negras, delineaba sus movimientos, su figura masculina, sus extremidades, su miembro. Los matices de las texturas de su piel eran mirados de lejos;  luego, sentidos con las yemas de los dedos, mis brazos extendidos. Él, recostado, boca arriba. Yo, sentado a su lado, a dos pies de distancia, lo acariciaba. No hablábamos. Sentíamos el ser, el estar juntos. Él temblaba ligeramente, se retorcía, ondulaba. Luego yo me recostaba en el sofá, en otro lado del piso. Él me miraba, se acercaba, me tocaba. Nos repetíamos por horas y horas, con una ausencia de tiempo.

        
FIN 07/11/2016

EL VERANO DEL 2016

Monday, October 31, 2016

EL PRINCIPITO URUGUAYO Y EL PLANCHA BORICUA

Pronto pronto.

Wednesday, October 26, 2016

MARTES, 25 DE FEBRERO DE 2014
Selfie #10: Vaivén
Sobre el mar: el rayo de luz en vaivén
Las nubes: negras sombras mecen
Las olas: del Atlántico al Caribe corren
Por tierra: el mar mece mas fuerte ante
La  calma: la temprana tarde del Caribe
Engaña: antiguas reyertas de piratas y reinos
A lo lejos: Vieques donde estuvo Bolivar
Sobre las olas: el cuerpo integra y rechaza
Mares en vaivén: el cuerpo forma olas.

PUBLICADO POR GERARDO TORRES EN 2:05

Monday, October 24, 2016

EL DELFÍN DE BENEDETTI

"y el huérfano delfín contrajo el vicio
de asomarse al calvario de los hombres."

No paraba de comunicar: silbado, carcajadas, chillidos, la emoción pura ambulante, un estado sensorial completo. Benedetti nos deja entrever que el delfín cometió  un grave error: le contó todo lo que vio a la resbalosa anguila.

el delfín,
"y en lo obscuro más hondo de la noche
creció con un extraño resplandor."

la anguila, escondida en su cueva, en acecho.

Ruego al sofista que abandona Siria por Cavafis

Cavafis, en un ruego al sofista que abandona Siria, le pide que escriba sobre Mebes,".... que es sin discusión/ el joven de mejor figura." El joven cobra: espíritus, monedas, figuras de museo, bañadores, cortinas de terciopelo, rolex con tenis de marca para ir al mall. No es Mebes persona: se transforma en arquetipo, y de ahí en su vertiente comercial y de mercadeo, la marca Mebes.
EN EL BARCO NO HAY INTERNET BARATO Y OBLIGA A LA REFLEXIÓN SOBRE EL YO Y EL MEDIO MEDIO EN EL MEDIO DEL MAR

Friday, October 21, 2016

DESLEALTAD (ES)

Apolo mató a Aquiles después de augurarle larga vida

"Dijo: 'Jamás padecerá enfermedades
y tendrá larga vida.' Y dicho esto," Mintió.

¿A quién mató Cavafis? ¿O qué le mataron?
¿Quién mató el amor profesado en Tesalia, Alejandría?
¿Fue aquél, el que también jugó con el amar ?
¿A Miger en San Luis beach?

"Y Tetis se desgarró sus vestiduras?"

Cavafis asombra con la deslealtad de Apolo,
con la vuestra, el falso amor, y la muerte:
"Dijeron: 'En Troya ha sido muerto Aquiles.'."



CONTACTOS.URUGUAY.COM//A VER SI ENTIENDEN: ¿ES EL ODIO EN EL POEMA ODIO POR BENEDETTI DISTINTO AL ODIO DE CONTACTOS.URUGUAY.COM? ¿O NO ES?

El ex odiante odioso del poema Odio por Benedetti no sale del pozo del odio, ni tampoco sale del pozo el otro benedittiano ex odiado que se transformó en odiante y que usa antiguas páginas en redes sociales para descargar su odio contra un ex odiante que  pensaba que había salido del pozo de odio, y quien hace cuchocientos años se inscribió en dicha plataforma cibernética -registró datos en busca de compañía y amores-, pero años más tarde cuando recibió un email recordándole que una vez hizo públicos sus deseos, miembro activo de los busca novios cibernéticos, desafortunadamente o afortunadamente, debido a que la inscripción era tan vieja, registrada antes del compromiso amoroso sin odio -hasta el password/clave había caducado-, no pudo entrar a la plataforma, y leer el mensaje que sin duda le envió el odiante benedittiano, perdiendo foco y vigencia el odio del ex odiado, hoy odiante, benedittiano; y el ex odiante al recibir el mensaje se hizo odioso y odiado, pero no odiante igualito al ex odiante del poema Odio por Benedetti.

Thursday, October 20, 2016

CONVERSANDO CON CAVAFIS Y BENEDETTI EN CAMINO A VALPARAISO

CONVERSANDO CON CAVAFIS Y BENEDETTI EN CAMINO A VALPARAISO

El camarote estaba alumbrado por la puesta de sol. A la hora de los rosarios y las vísperas gregorianas llegaba la violencia, el alcoholismo, el terror. Décadas más tarde, Benedetti y Cavafis entraron, despojaron la historia. La luz de la tarde no trajo la explosión, comenzó otra vida. Las memorias eran poesía, dejaron de doler.

EL FAVOR DE ALEJANDRO POR CAVAFIS Y SU ANCIANO LECTOR

Eras Alejandro. Podías perder.
Ensalzado, deificado en Delfos,
la debilidad de Balas, por él deseado.
Joven, guapo, guerrero, poderoso,
Antioquía era tuya.

Sin imperios ni glorias, el anciano lector,
enamorado, pierde lo poco que le queda:
su amor, su odio. Con la vejez a cuestas
se consuela, se entrega y no pierde,
se pierde en el poema.

DOS CIELOS: BENEDETTI. Y TÚ SIN NINGUNO

Los ojos blancos "tiernos y del sur" de los muertos en Dos Cielos, por Benedetti, no son los tuyos en un bar de Santurce, cazando como una rata tras un pedazo de queso, "insomnes en su sábana". La astucia desenfocada, desenfrenada, antes de tu cuerpo partir,  te llevó a la muerte. Los ojos blancos confirman
"con sus revelaciones que no cesan
y que presumo no van a cesar"
de dejarte saber que estás muerto.

A tu lado ella, figurea su pose de maniquí. Opuesto a ambos, él con su amante. Se miran. Traicionan. Sobre el hombro de tu esposa, pretendes, te pavoneas, con el brazo izquierdo. Con la mano derecha en tu bolsillo frotas lo que no quieres usar. Calculas la distancia que te tomará en llegar al lado opuesto sin poder nunca ser. Ninguno de los dos podrán ser. Traicionan.

"No obstante en la rendija
inútil del pasado"
el recuerdo de otros muertos, otros hombres ajenos,
aparecerán como
"pájaros que desmienten el olvido".

VUELVE CAVAFIS
Cavafis entró al camarote: el viaje al Sur de Benedetti no fue en vano. Su compañía alivió el vacío que deja la partida. Regó el éxtasis por todo el cuerpo -la piel recuerda-, las sábanas blancas, marcó su terreno con manchas amarillentas secas, el gemido de un hombre, dos. Constatin: "Vuelve".

Tuesday, October 18, 2016

VUELVE por CAVAFIS

Octubre 2016. En el trayecto hacia Valparaiso, el vaivén del barco fue tranquilizado por Cavafis: "Vuelve".
TU MORBO NO INCLUYÓ A LOS DOS CHICOS DE CAVAFIS: LOS DE 23 O 24 AÑOS

Temblabas. Cada célula sentía el placer de poder atrapar lo que no te pertenecía. Mentías. Los chicos de Cavafis querían amar. En ti, lo que reemplazó el amor te quema por dentro.

"Desde las diez y media estaba en el café,
y esperaba que apareciera pronto."

Te acercabas y empezabas a jadear como una perra en celo.
Así eras. ¿Eres? Una marica, una perra en celo. Dicen que te vendes como bisexual. Un cuerpo vibrando, movido por un calor inexplicable. Una perra en celo. Un morbo instintivo.

"Sus bellos rostros, su arrebatadora juventud,
el amor sensual que se tenían."

¿Te acuerdas entre 1972-1973 cuántos viajes diste a Nueva York para quitarle el amante rico, sureño, a quien pensaba que era tu amigo? Sí, el gringo sureño, el mismo que a tus espaldas te describía como un "high yellow". Tu morbo no veía a nadie más, ni a sí mismo. ¿O la fiesta en Gramercy Park de donde te sacaron a empujones? No puedes acordarte. El morbo ciega, niega.

"Su amigo traía una noticia inesperada.
En el garito había ganado sesenta libras."

La angustia del chico de Cavafis que esperaba en el café se disipó. Su amigo quería compartir las libras ganadas. Tú no compartes. Robas.

"Y plenos de gozo y energía, sentimiento y belleza
se fueron......"

Conozco otras anécdotas, que de ti cuentan. Me repito Te repites.

"y cuando ya eran cerca de las cuatro,
al amor se entregaron felices."



Sunday, October 16, 2016

CONFIESO QUE HE JODIDO: A LOS HOMBRES GAYS DE LA TERCERA EDAD

A los hombres gays de la tercera edad que agradecen un poco de voz, ya que el discurso público sobre la honosexualidad, o la vejez, o el romance no los incluye -mucho menos en español y con énfasis en la situación del latinoamericano-, no es cuestión solamente de usar los medios: es que su/nuestra dignidad, orgullo, respeto están de por medio.  Somos parte de una generación que fue silenciada, sufrió el peor embate del Sida, y que a su tercera edad -por razones "ínterseccionalidadas" y discutidas de distintas formas y estilos en este blog- se puede prestar para censuras, juegos, estafas, y que, en muchos casos, carga consigo males como la soledad, el silencio, o su propia destrucción. También produjo un movimiento institucional, científico, político, estético, social que cambió la historia. No pienso callar, aunque tenga que delatar a quienes faltan a la más mínima consideración del otro. Sean de Montevideo, Nueva York, San Juan o Guayama. Confieso (con permiso de Neruda) que he vivido; y si es necesario, pedido perdón (por ahí esta la evidencia), pero también, confieso que he jodido.

Saturday, October 15, 2016

La flor del moriviví trata de atrapar su alimento 
luego se esconde.  

LA CONCIENCIA, LA ORACIÓN Y LAS PASTILLAS

El abogado sufre de insomnio, cumplió sus setenta y cuatro años -o setenta y cinco, no recuerdo su edad, mentía todo el tiempo-, con su maniquí a cuestas, su historia de ser deshonesto y traidor, tratando de calmar el terror que lo mantenía despierto, con una oración y una receta médica: pastillas para dormir, pastillas para tranquilizarse. Buscó otra oracion, otra mentira para poder pretender lo que no es, otras pastillas para perdonarse; no hicieron efecto. No da cara, figurea todo el tiempo, se esconde. El deseo de vomitar lo obligó a tomar una tercera dosis de pastillas. No pudo rezar por causa del estar arqueando, su espalda en movimiento, con cara de terror frente al inodoro.

Moraleja: Las pastillas no tranquilizan la conciencia, ni las oraciones la calman.

LA ESTACIÓN DE LECHE DE LA PRERA

El olor de leche hervida impregnaba la cola que hacíamos para recoger galletas, queso, y un vaso de leche gratis, calientita. Sonreíamos y agradecíamos un buen sustento por la mañana. Quien hoy juega con los sentimientos, se burla de la identidad étnica o quien traiciona la amistad no conoce el agradecimiento.
Las flores en forma de corona asustan 
a los que se creen 
muy vivos.

DE NUEVA YORK A MONTEVIDEO: ROUND TRIP EN UN EMAIL


"Je gardais toutes les lettres" (Yann Andréa Steiner por Marguerite Duras)

De NY a Valparaiso en barco; de Valparaiso a Santiago, Mendoza, Rosario, Buenos Aires por tierra, cruce de río, Montevideo y San Luis; después de unos cuantos años discutiendo y planificando el viaje, reservando cruceros, gastando dinero que no era reembolsable, buses, hoteles, apartamentos, soñando, soñando, y un mes o dos antes el hombre de cuarenta y pico de años le dijo al setentón que no podía escribirle, -pues que, para buen entendedor con pocas palabras basta, que no viajase- porque tenía problemas con su papi. Ida y vuelta en un email. 
El cadillo se adhiere a la piel de los hombres.

EL PRINCIPITO URUGUAYO Y "2CELLOS"

Cuando veía que su blanco, conquista, se alejaba, usaba la música de los dos cellos, de noche, para conquistar de nuevo, y una vez tenía a su presa en sus garras, daba un zarpazo con sus chistes racistas. Atraía y hería. Qué placer tan enfermo siente el hombre joven cuando conquista a sus viejos. No es hasta que se cansa, y abandona el juego sin pizca de vergūenza, que de lejos se ven a su victimas en el suelo, cansados por la edad, el masoquismo continuo. Evidencian su crueldad, su sadismo, ahí se encuentran, los correos, los enlaces a Youtube y los 2Cellos; no puede mentir.

Friday, October 14, 2016

UN HOMBRE MAYOR ES SU PROPIO FUTURO

Cuando un hombre mayor ha caminado un largo trecho, sin esperarlo, pierde su sendero, no le hablen de otras rutas, del futuro. El llegó a su camino: ese es su futuro. 

"Centruca, cuandoTrump gane te puedes mudar a una de sus torres en Punta del Este.": no para de leer ese y otros emails, como un eco que se repite cada noche. "¿Por qué permitió la crueldad, una y otra vez?": se pregunta noche tras noche, después de leer los mismos emails, no uno, muchos emails sádicos, todas las noches, todas las noches. Ahí está la evidencia. No miente. No miente. No la puede borrar. No para de recordar la crianza que se repite.  

Y si hay otro otorgando el perdón, usándolo para beneficio propio, como si fuese el salvador, otro vampiro emocional: "No te preocupes, no lo hiciste de maldad, fue un juego", aprovechándose de la la miseria ajena, mientras supuestamente consuela, la desesperación del hombre mayor no tiene fondo. Ese camino es su futuro. 


La brugmansia es una campana que altera al espíritu.

Thursday, October 13, 2016

Entre los matorrales crecen flores.
El clavel fue nombrado científicamente por un tal Teo. 

TU CUERPO ES MI PIZARRA

Por fuera, la palabra pierde su intento
no puede ser texto, resiste, sucumbe
ante el poder de la otra, la palabra en el cuerpo

escrita con saliva en temblorosos espacios 

relata, a su vez descifra lo sagrado del sexo. 

PALABRAS AJENAS

Me dejaste rodeado de palabras. 
Callan mi voz. Ellas, solo ellas hablan. 
Recuerdan nuestra primera cama, 
nuestro primer cine. La mirada recuerdan. 
En Santa María, la Católica de Ponce, 
me juraste amor eterno. 
En el ya desaparecido Hotel Palace, 
del Viejo San Juan me llevaste por Paris. 
Frente al Cairo, el café en Rio Piedras, 
consolaste mi miedo al sentir que no volvías. 
En Nueva York, Frankfurt, Madrid, San Luis
en Guayama te creí. Junto a otros te creí. 
Como souvenir de feria en Coney Island, 
las palabras siguen molestas por estar sin ti. 
Me hablan, se quejan; silencian las mías. 


El dolor no alcanza

sosegar el abandono, la traición otra vez, mi hermana se fue cuando yo tenía tres años, nadie más me abrazaba, me recogía, protegía, nadie más, mamá era muy vieja, muy pobre, muy flaca, muy cansada, muy abusada para darle cariño al último de seis hijos, tenía que defenderse ella, que a él lo defiendan, ¿qué pasa?, ¿por qué gritan?, ¿por qué se pegan unos a otros?, ¿por qué me gritan?, ¿por qué me pegan?, ¿dónde está mi hermana?, ¿por qué hoy el abandono no puede ser sosegado a esta tan avanzada edad?¿Por qué el dolor no alcanza?

Wednesday, October 12, 2016

El PRINCIPITO URUGUAYO: LOS TIPOS DE JUEGOS Y FÁBULAS

Esopo contó sobre los juegos que se llevaron a cabo durante la época de un malvado faraón, una corte inescrupulosa, y un abogado del diablo; y demostró que cuando el juego no es de mesa, pero es uno de cuerpo a cuerpo, y los que juegan son homosexuales de clóset, pretendiendo ser  heterosexuales serios, correctos, de salida ya estàn a la defensiva, pierden. Si se esconden no pueden jugar un mano a mano, un hombre a hombre. Igualitos a la zorra y el águila, huyen, le temen al adversario.

Una ficha sobre una mesa no es igual que un cuerpo a cuerpo, y si uno o más de esos cuerpos están tratando de esconderse, y si para empeorar la partida no conocen las reglas de juego del otro bando, tienen muchas posibilidades de perder; que un juego entre hombres no es como jugar sobre una mesa con sus rígidas reglas, no son barajas. Jugar desde el clóset conlleva estrategias con pocas posibilidades de mover el juego a su favor; y no es asunto de ganar un solo premio. Es cuestión de ganar el extenso juego, dure lo que dure.

El Principito Uruguayo no pudo tasar a sus contrincante, y en vez de jugar de frente, un cuerpo a cuerpo, buscó unas loquitas de clóset y jugaron con muñecas, rezaban, y las vestían como reinas de belleza.

Y es una fábula sin animales lo que aquí cuentan los que oyeron el cuento de los homosexuales que desde el clóset jugaban, perdiendo el gran juego por no salir a enfrentarse de cuerpo a cuerpo, mientras los faraones de Esopo se quedaban con el reino. Por suerte el Esopo Plancha Boricua no calló y con sus personificaciones delató a las versiones gays de la zorra, el aguila y a otros animales perversos, travestis mentales con mucha garra, poca moral y menos astucia.

LEA Y DECIDA

Lo difícil para el lector es poder entender si el autor está o no dentro de la experiencia misma cuando escribe una crónica, un cuento, un poema donde la voz personal está muy presente, o está recreando lo vivido desde afuera. A menos que el lector lea la obra completa o que el autor use unas claves para sugerir dónde se encuentra, es muy difícil separar lo que siente el autor de lo escrito. O que el autor lo diga de frente o escriba sobre sí mismo. Usted decida.

Sobre este tema, el cronista puertorriqueño Edgardo Rodríguez Juliá dice: "La primera seña que comento en mi escrito es el 'yo fuerte' identificado con la crónica, que en su variante más reconocible para mí, porque así la ejercí en Las tribulaciones de Jonás y El entierro de Cortijo,  requería la identificación de lo narrado con un temperamento algo idiosincrático, y también en primerísima persona." (Edgardo Rodríguez Juliá)




Tuesday, October 11, 2016

CONFIAR Y EL PRETENDIENTE URUGUAYO, EL AMIGO DE GUAYAMA

"en los pronósticos sobre mí mismo
siempre le erro como en las peras
pero en las apariencias me reencuentro" 
                           (de PRONÓSTICOS por Mario Benedetti)

El niño que se cría con violencia, padres y hermanos alcohólicos, palizas que nunca sabía cuando venían ni por qué, violencia diaria, no confía con facilidad en los demás. De adulto, le entregas tu  confianza a un pretendiente, a uno que se vende como amigo, y una vez más te engañan, te mienten, y vuelve esa horrible desconfianza, ese deseo de no volver a relacionarte con nadie. Cuidado cómo juegan con los demás.

Los geranios no paran de mirar a todo el que pasa.  

EL APÓSTOL CONTADOR DE CRISTO EN SAN LUIS DE CANELONES

En su altar privado, de rodillas, se confesaba primero sin que nadie lo oyera, luego rezaba, y después de un acto de contricción, como si fuese Nosferatu, contaba, sumaba y restaba sus papis viejos: "Este sí, este no".

LA INVITACIÓN A NADAR JUNTOS

La puerta se abrió sola. No había nadie en la entrada. Nadie. 

El Atlántico sur es más violento -no por su fuerza, no por su volumen-, por su soledad. Nunca relaja a quien lo observa. Si te fijas bien, su calma arropa la resaca. Engaña. 

Caminé muchas millas para llegar hasta San Luis, y una vez frente a la casa de playa no encontré lo prometido. La lista de huéspedes pegada a la puerta de entrada no incluía mi nombre. 

Regresé al mar. Nadé solo. 

The Plattdüütsch Farmer

He was my age, a little younger
perhaps, he screamed at me 
so many times I smiled back 
"Why do you do that to me?"
We screamed several times. 
🌾Las gardenias enamoran.🌾

RACISMO Y AMORES ILUSOS, ¿MASOQUISTAS.

Leí el artículo anexado, me entró una enorme tristeza, y me pregunto cómo responde uno al racismo, sea directo o sublime. Dediqué gran parte de mi vida y trabajo profesional a luchar contra él y otros tipos de discriminación. Y lo hice con entereza y determinación. Lo que no me esperaba era que en una "relación" -bastante ilusa de parte mía- lo permití a través de chistes, burlas y comentarios sobre los puertorriqueños, negros, centro-americanos, bolivianos, y que aunque protestaba, seguía en contacto con esa persona. Cuando de un día para otro me dijeron que no me iban a escribir más, caí en una crisis que sigue conmigo, y entre las causas de esa crisis es la vergüenza que siento por haber permitido ese tipo de abuso, por sentirme masoquista. Reflexioné y me di cuenta que también había permitido un abuso más sutil pero parecido por parte de un supuesto amigo. Hoy trato de remediar el dolor recreando la experiencia en mis escritos.

Las margaritas quieren o no quieren

Monday, October 10, 2016

El Principito Uruguayo fomenta la violencia contra viejos y contra èl, y no quiere ni tiene el desarrollo emocional para aceptarlo: casos de la vida real novelizados en una serie de capítulos que han aparecido y seguirán siendo recreados en este blog.
La flor de la canela es hermafrodita.

LA VIOLENCIA ENTRE Y CONTRA LOS HOMBRES GAYS NO ES UN JUEGO

Al igual que ocurre con otros grupos en estados de opresión o colonización (los datos lo comprueban), la violencia sicológica y física entre los hombres gays está muy generalizada, hacia ellos, entre ellos y contra sí mismos. El acoso, suicidio, adicción a fármacos y enervantes,  y el alcoholismo son un problema real y deben ser confrontados. Si la violencia no es denunciada, continúa. Para muchos es un juego. Y si viven en el clóset, la tasa de violencia se multiplica. No es un juego.

Si denuncio al homófobo, no es un juego. Si denuncio al que conquista a viejos gays para sentirse poderoso, no es un juego. Si denuncio al que se aprovecha de la amistad para satisfacer su morbo, no es un juego. Si escribo sobre mi auto destrucción -la que me causo yo mismo o cuando participo en relaciones donde la fomentan contra mí-, no es un juego.


MÚSICA PARA UN CAMALEÓN GAY PUERTORRIQUEÑO (BASADO EN UN CUENTO DE TRUMAN CAPOTE)

En aquel momento, después de descubrir que el mulato era una de esas maricas que usaban a las mujeres como mercancía para aparentar lo que ellos no eran, y distinguirlo de los hombres a quienes le gustan los hombres y que no tienen que vivir de las apariencias, deseó que no fuese muy tarde. Cuando le hicieron el cuento, empezó a sentir escalofríos.



A la marica disfrazada de heterosexual lo delataron, sacaron del armario. Asustado, el camaleón se acomodó su máscara. Aterrorizado, se repitió, una vez más, corrió despavorido.


-"¡Me voy!"-: fue todo lo que dijo, indignado, con voz ahogada y pose de machoide, jabao blanqueado por fuera, pero por dentro, sus colores confundidos, entrañas viscosas, el camaleón resbaladizo desapareció.. No pudo aceptar que el satisfacer sus demonios internos es más importante que ser leal a sus amigos.


Perseguido por su consciencia, la neutraliza, adormece, engaña con alcohol y fármacos: antidepresivos, pastillas para dormir. Miente. Se miente. Su identidad sacrificada, hombría decorada por poses y voces, y la moral matizada por el morbo que la guia; lo guía, fomenta la violencia a costa de satisfacer su insaciable necesidad de vivir para ser guiado por su obscuro psique, cual personajes de Genet, y sus podridas almas.

Tantas veces que ha recibido un buen y merecido tortazo; y ha confesado sus culpas, tratando de expiarlas, como los "nenes buenos" pero maliciosos, que saben pedir perdón para complacer a mami y papi, aunque por detràs siguen haciendo maldades, no cambia, sigue destruyendo su espiritu. No crece.

Pretende ser bisexual, con una mujer como escudo, mas igual que los reptiles en el cuento de Capote, se desliza a escondidas, se mueve por los arrabales de San Juan en busca de chulos, de hombres straights, y cuando con los chulos no basta, trata de conquistar gays que sean amantes de otros, de aquellos a quienes él pretende ser su amigo. Busca satisfacer su más obscuro deseo de conquistar lo que es no es suyo, lo prohibido. Es tan conocida su historia, que su careta ya no lo esconde, pero él no puede parar.


Los reptiles respondían instintivamente a la música de la pianista mulata en Martinica, entraban a la sala, se escondían; y el mulato guiado por sus instintos, en su búsqueda de satisfacer sus obscuros y ansiosos deseos, sin importar limites ni lealtades, entra, saluda, arrastra, esconde, se mueve como los camaleones en el clásico cuento de Capote y atrapa a su presa.