Sunday, September 18, 2016

RETRATO DE UN JÍBARO PUERTORRIQUEÑO POR RAMÓN FRADE


El PAN NUESTRO DE CADA DÍA (1905)

No paro de mirar esta copia de esa pintura. Me recuerda tanto a mi querido abuelo Chago, don Santiago. Lo conocí cuando ya no podía trabajar. Otros hicieron los cuentos sobre la verticalidad de su conducta, recto, cortés, el que trataba a todos de usted, el que compartía con tantos lo poco que tenía, trabajaba de sol a sol en las fincas de Jájome, y luego bajaba al mercado en Cayey, con mi hermana mayor Ana -otra héroina en la familia- a vender las viandas, aves, huevos. Recuerdo los cuentos que me hacía sobre la vida aislada en aquellos montes, antes de que llegara la luz, los carros; su boda con abuela Teresa;  cuando los americanos invadieron la isla y subieron a los cerros; lo orgulloso que estaba de haber conocido y visto a Ramón Frade pintar su serie de retratos de los jíbaros puertorriqueños. Recuerdo cuando vinieron a vivir con nosotros en Guayama, y cuando se fue de este mundo, tan tranquilo que estaba, tan lleno de paz. 

No comments: