Monday, October 31, 2016

EL PRINCIPITO URUGUAYO Y EL PLANCHA BORICUA

Pronto pronto.

Wednesday, October 26, 2016

MARTES, 25 DE FEBRERO DE 2014
Selfie #10: Vaivén
Sobre el mar: el rayo de luz en vaivén
Las nubes: negras sombras mecen
Las olas: del Atlántico al Caribe corren
Por tierra: el mar mece mas fuerte ante
La  calma: la temprana tarde del Caribe
Engaña: antiguas reyertas de piratas y reinos
A lo lejos: Vieques donde estuvo Bolivar
Sobre las olas: el cuerpo integra y rechaza
Mares en vaivén: el cuerpo forma olas.

PUBLICADO POR GERARDO TORRES EN 2:05

Monday, October 24, 2016

EL DELFÍN DE BENEDETTI

"y el huérfano delfín contrajo el vicio
de asomarse al calvario de los hombres."

No paraba de comunicar: silbado, carcajadas, chillidos, la emoción pura ambulante, un estado sensorial completo. Benedetti nos deja entrever que el delfín cometió  un grave error: le contó todo lo que vio a la resbalosa anguila.

el delfín,
"y en lo obscuro más hondo de la noche
creció con un extraño resplandor."

la anguila, escondida en su cueva, en acecho.

Ruego al sofista que abandona Siria por Cavafis

Cavafis, en un ruego al sofista que abandona Siria, le pide que escriba sobre Mebes,".... que es sin discusión/ el joven de mejor figura." El joven cobra: espíritus, monedas, figuras de museo, bañadores, cortinas de terciopelo, rolex con tenis de marca para ir al mall. No es Mebes persona: se transforma en arquetipo, y de ahí en su vertiente comercial y de mercadeo, la marca Mebes.
EN EL BARCO NO HAY INTERNET BARATO Y OBLIGA A LA REFLEXIÓN SOBRE EL YO Y EL MEDIO MEDIO EN EL MEDIO DEL MAR

Friday, October 21, 2016

DESLEALTAD (ES)

Apolo mató a Aquiles después de augurarle larga vida

"Dijo: 'Jamás padecerá enfermedades
y tendrá larga vida.' Y dicho esto," Mintió.

¿A quién mató Cavafis? ¿O qué le mataron?
¿Quién mató el amor profesado en Tesalia, Alejandría?
¿Fue aquél, el que también jugó con el amar ?
¿A Miger en San Luis beach?

"Y Tetis se desgarró sus vestiduras?"

Cavafis asombra con la deslealtad de Apolo,
con la vuestra, el falso amor, y la muerte:
"Dijeron: 'En Troya ha sido muerto Aquiles.'."



CONTACTOS.URUGUAY.COM//A VER SI ENTIENDEN: ¿ES EL ODIO EN EL POEMA ODIO POR BENEDETTI DISTINTO AL ODIO DE CONTACTOS.URUGUAY.COM? ¿O NO ES?

El ex odiante odioso del poema Odio por Benedetti no sale del pozo del odio, ni tampoco sale del pozo el otro benedittiano ex odiado que se transformó en odiante y que usa antiguas páginas en redes sociales para descargar su odio contra un ex odiante que  pensaba que había salido del pozo de odio, y quien hace cuchocientos años se inscribió en dicha plataforma cibernética -registró datos en busca de compañía y amores-, pero años más tarde cuando recibió un email recordándole que una vez hizo públicos sus deseos, miembro activo de los busca novios cibernéticos, desafortunadamente o afortunadamente, debido a que la inscripción era tan vieja, registrada antes del compromiso amoroso sin odio -hasta el password/clave había caducado-, no pudo entrar a la plataforma, y leer el mensaje que sin duda le envió el odiante benedittiano, perdiendo foco y vigencia el odio del ex odiado, hoy odiante, benedittiano; y el ex odiante al recibir el mensaje se hizo odioso y odiado, pero no odiante igualito al ex odiante del poema Odio por Benedetti.

Thursday, October 20, 2016

CONVERSANDO CON CAVAFIS Y BENEDETTI EN CAMINO A VALPARAISO

CONVERSANDO CON CAVAFIS Y BENEDETTI EN CAMINO A VALPARAISO

El camarote estaba alumbrado por la puesta de sol. A la hora de los rosarios y las vísperas gregorianas llegaba la violencia, el alcoholismo, el terror. Décadas más tarde, Benedetti y Cavafis entraron, despojaron la historia. La luz de la tarde no trajo la explosión, comenzó otra vida. Las memorias eran poesía, dejaron de doler.

EL FAVOR DE ALEJANDRO POR CAVAFIS Y SU ANCIANO LECTOR

Eras Alejandro. Podías perder.
Ensalzado, deificado en Delfos,
la debilidad de Balas, por él deseado.
Joven, guapo, guerrero, poderoso,
Antioquía era tuya.

Sin imperios ni glorias, el anciano lector,
enamorado, pierde lo poco que le queda:
su amor, su odio. Con la vejez a cuestas
se consuela, se entrega y no pierde,
se pierde en el poema.

DOS CIELOS: BENEDETTI. Y TÚ SIN NINGUNO

Los ojos blancos "tiernos y del sur" de los muertos en Dos Cielos, por Benedetti, no son los tuyos en un bar de Santurce, cazando como una rata tras un pedazo de queso, "insomnes en su sábana". La astucia desenfocada, desenfrenada, antes de tu cuerpo partir,  te llevó a la muerte. Los ojos blancos confirman
"con sus revelaciones que no cesan
y que presumo no van a cesar"
de dejarte saber que estás muerto.

A tu lado ella, figurea su pose de maniquí. Opuesto a ambos, él con su amante. Se miran. Traicionan. Sobre el hombro de tu esposa, pretendes, te pavoneas, con el brazo izquierdo. Con la mano derecha en tu bolsillo frotas lo que no quieres usar. Calculas la distancia que te tomará en llegar al lado opuesto sin poder nunca ser. Ninguno de los dos podrán ser. Traicionan.

"No obstante en la rendija
inútil del pasado"
el recuerdo de otros muertos, otros hombres ajenos,
aparecerán como
"pájaros que desmienten el olvido".

VUELVE CAVAFIS
Cavafis entró al camarote: el viaje al Sur de Benedetti no fue en vano. Su compañía alivió el vacío que deja la partida. Regó el éxtasis por todo el cuerpo -la piel recuerda-, las sábanas blancas, marcó su terreno con manchas amarillentas secas, el gemido de un hombre, dos. Constatin: "Vuelve".

Tuesday, October 18, 2016

VUELVE por CAVAFIS

Octubre 2016. En el trayecto hacia Valparaiso, el vaivén del barco fue tranquilizado por Cavafis: "Vuelve".
TU MORBO NO INCLUYÓ A LOS DOS CHICOS DE CAVAFIS: LOS DE 23 O 24 AÑOS

Temblabas. Cada célula sentía el placer de poder atrapar lo que no te pertenecía. Mentías. Los chicos de Cavafis querían amar. En ti, lo que reemplazó el amor te quema por dentro.

"Desde las diez y media estaba en el café,
y esperaba que apareciera pronto."

Te acercabas y empezabas a jadear como una perra en celo.
Así eras. ¿Eres? Una marica, una perra en celo. Dicen que te vendes como bisexual. Un cuerpo vibrando, movido por un calor inexplicable. Una perra en celo. Un morbo instintivo.

"Sus bellos rostros, su arrebatadora juventud,
el amor sensual que se tenían."

¿Te acuerdas entre 1972-1973 cuántos viajes diste a Nueva York para quitarle el amante rico, sureño, a quien pensaba que era tu amigo? Sí, el gringo sureño, el mismo que a tus espaldas te describía como un "high yellow". Tu morbo no veía a nadie más, ni a sí mismo. ¿O la fiesta en Gramercy Park de donde te sacaron a empujones? No puedes acordarte. El morbo ciega, niega.

"Su amigo traía una noticia inesperada.
En el garito había ganado sesenta libras."

La angustia del chico de Cavafis que esperaba en el café se disipó. Su amigo quería compartir las libras ganadas. Tú no compartes. Robas.

"Y plenos de gozo y energía, sentimiento y belleza
se fueron......"

Conozco otras anécdotas, que de ti cuentan. Me repito Te repites.

"y cuando ya eran cerca de las cuatro,
al amor se entregaron felices."



Sunday, October 16, 2016

CONFIESO QUE HE JODIDO: A LOS HOMBRES GAYS DE LA TERCERA EDAD

A los hombres gays de la tercera edad que agradecen un poco de voz, ya que el discurso público sobre la honosexualidad, o la vejez, o el romance no los incluye -mucho menos en español y con énfasis en la situación del latinoamericano-, no es cuestión solamente de usar los medios: es que su/nuestra dignidad, orgullo, respeto están de por medio.  Somos parte de una generación que fue silenciada, sufrió el peor embate del Sida, y que a su tercera edad -por razones "ínterseccionalidadas" y discutidas de distintas formas y estilos en este blog- se puede prestar para censuras, juegos, estafas, y que, en muchos casos, carga consigo males como la soledad, el silencio, o su propia destrucción. También produjo un movimiento institucional, científico, político, estético, social que cambió la historia. No pienso callar, aunque tenga que delatar a quienes faltan a la más mínima consideración del otro. Sean de Montevideo, Nueva York, San Juan o Guayama. Confieso (con permiso de Neruda) que he vivido; y si es necesario, pedido perdón (por ahí esta la evidencia), pero también, confieso que he jodido.

Saturday, October 15, 2016

La flor del moriviví trata de atrapar su alimento 
luego se esconde.  

LA CONCIENCIA, LA ORACIÓN Y LAS PASTILLAS

El abogado sufre de insomnio, cumplió sus setenta y cuatro años -o setenta y cinco, no recuerdo su edad, mentía todo el tiempo-, con su maniquí a cuestas, su historia de ser deshonesto y traidor, tratando de calmar el terror que lo mantenía despierto, con una oración y una receta médica: pastillas para dormir, pastillas para tranquilizarse. Buscó otra oracion, otra mentira para poder pretender lo que no es, otras pastillas para perdonarse; no hicieron efecto. No da cara, figurea todo el tiempo, se esconde. El deseo de vomitar lo obligó a tomar una tercera dosis de pastillas. No pudo rezar por causa del estar arqueando, su espalda en movimiento, con cara de terror frente al inodoro.

Moraleja: Las pastillas no tranquilizan la conciencia, ni las oraciones la calman.

LA ESTACIÓN DE LECHE DE LA PRERA

El olor de leche hervida impregnaba la cola que hacíamos para recoger galletas, queso, y un vaso de leche gratis, calientita. Sonreíamos y agradecíamos un buen sustento por la mañana. Quien hoy juega con los sentimientos, se burla de la identidad étnica o quien traiciona la amistad no conoce el agradecimiento.
Las flores en forma de corona asustan 
a los que se creen 
muy vivos.

DE NUEVA YORK A MONTEVIDEO: ROUND TRIP EN UN EMAIL


"Je gardais toutes les lettres" (Yann Andréa Steiner por Marguerite Duras)

De NY a Valparaiso en barco; de Valparaiso a Santiago, Mendoza, Rosario, Buenos Aires por tierra, cruce de río, Montevideo y San Luis; después de unos cuantos años discutiendo y planificando el viaje, reservando cruceros, gastando dinero que no era reembolsable, buses, hoteles, apartamentos, soñando, soñando, y un mes o dos antes el hombre de cuarenta y pico de años le dijo al setentón que no podía escribirle, -pues que, para buen entendedor con pocas palabras basta, que no viajase- porque tenía problemas con su papi. Ida y vuelta en un email. 
El cadillo se adhiere a la piel de los hombres.

EL PRINCIPITO URUGUAYO Y "2CELLOS"

Cuando veía que su blanco, conquista, se alejaba, usaba la música de los dos cellos, de noche, para conquistar de nuevo, y una vez tenía a su presa en sus garras, daba un zarpazo con sus chistes racistas. Atraía y hería. Qué placer tan enfermo siente el hombre joven cuando conquista a sus viejos. No es hasta que se cansa, y abandona el juego sin pizca de vergūenza, que de lejos se ven a su victimas en el suelo, cansados por la edad, el masoquismo continuo. Evidencian su crueldad, su sadismo, ahí se encuentran, los correos, los enlaces a Youtube y los 2Cellos; no puede mentir.

Friday, October 14, 2016

UN HOMBRE MAYOR ES SU PROPIO FUTURO

Cuando un hombre mayor ha caminado un largo trecho, sin esperarlo, pierde su sendero, no le hablen de otras rutas, del futuro. El llegó a su camino: ese es su futuro. 

"Centruca, cuandoTrump gane te puedes mudar a una de sus torres en Punta del Este.": no para de leer ese y otros emails, como un eco que se repite cada noche. "¿Por qué permitió la crueldad, una y otra vez?": se pregunta noche tras noche, después de leer los mismos emails, no uno, muchos emails sádicos, todas las noches, todas las noches. Ahí está la evidencia. No miente. No miente. No la puede borrar. No para de recordar la crianza que se repite.  

Y si hay otro otorgando el perdón, usándolo para beneficio propio, como si fuese el salvador, otro vampiro emocional: "No te preocupes, no lo hiciste de maldad, fue un juego", aprovechándose de la la miseria ajena, mientras supuestamente consuela, la desesperación del hombre mayor no tiene fondo. Ese camino es su futuro. 


La brugmansia es una campana que altera al espíritu.

Thursday, October 13, 2016

Entre los matorrales crecen flores.
El clavel fue nombrado científicamente por un tal Teo. 

TU CUERPO ES MI PIZARRA

Por fuera, la palabra pierde su intento
no puede ser texto, resiste, sucumbe
ante el poder de la otra, la palabra en el cuerpo

escrita con saliva en temblorosos espacios 

relata, a su vez descifra lo sagrado del sexo. 

PALABRAS AJENAS

Me dejaste rodeado de palabras. 
Callan mi voz. Ellas, solo ellas hablan. 
Recuerdan nuestra primera cama, 
nuestro primer cine. La mirada recuerdan. 
En Santa María, la Católica de Ponce, 
me juraste amor eterno. 
En el ya desaparecido Hotel Palace, 
del Viejo San Juan me llevaste por Paris. 
Frente al Cairo, el café en Rio Piedras, 
consolaste mi miedo al sentir que no volvías. 
En Nueva York, Frankfurt, Madrid, San Luis
en Guayama te creí. Junto a otros te creí. 
Como souvenir de feria en Coney Island, 
las palabras siguen molestas por estar sin ti. 
Me hablan, se quejan; silencian las mías. 


El dolor no alcanza

sosegar el abandono, la traición otra vez, mi hermana se fue cuando yo tenía tres años, nadie más me abrazaba, me recogía, protegía, nadie más, mamá era muy vieja, muy pobre, muy flaca, muy cansada, muy abusada para darle cariño al último de seis hijos, tenía que defenderse ella, que a él lo defiendan, ¿qué pasa?, ¿por qué gritan?, ¿por qué se pegan unos a otros?, ¿por qué me gritan?, ¿por qué me pegan?, ¿dónde está mi hermana?, ¿por qué hoy el abandono no puede ser sosegado a esta tan avanzada edad?¿Por qué el dolor no alcanza?

Wednesday, October 12, 2016

El PRINCIPITO URUGUAYO: LOS TIPOS DE JUEGOS Y FÁBULAS

Esopo contó sobre los juegos que se llevaron a cabo durante la época de un malvado faraón, una corte inescrupulosa, y un abogado del diablo; y demostró que cuando el juego no es de mesa, pero es uno de cuerpo a cuerpo, y los que juegan son homosexuales de clóset, pretendiendo ser  heterosexuales serios, correctos, de salida ya estàn a la defensiva, pierden. Si se esconden no pueden jugar un mano a mano, un hombre a hombre. Igualitos a la zorra y el águila, huyen, le temen al adversario.

Una ficha sobre una mesa no es igual que un cuerpo a cuerpo, y si uno o más de esos cuerpos están tratando de esconderse, y si para empeorar la partida no conocen las reglas de juego del otro bando, tienen muchas posibilidades de perder; que un juego entre hombres no es como jugar sobre una mesa con sus rígidas reglas, no son barajas. Jugar desde el clóset conlleva estrategias con pocas posibilidades de mover el juego a su favor; y no es asunto de ganar un solo premio. Es cuestión de ganar el extenso juego, dure lo que dure.

El Principito Uruguayo no pudo tasar a sus contrincante, y en vez de jugar de frente, un cuerpo a cuerpo, buscó unas loquitas de clóset y jugaron con muñecas, rezaban, y las vestían como reinas de belleza.

Y es una fábula sin animales lo que aquí cuentan los que oyeron el cuento de los homosexuales que desde el clóset jugaban, perdiendo el gran juego por no salir a enfrentarse de cuerpo a cuerpo, mientras los faraones de Esopo se quedaban con el reino. Por suerte el Esopo Plancha Boricua no calló y con sus personificaciones delató a las versiones gays de la zorra, el aguila y a otros animales perversos, travestis mentales con mucha garra, poca moral y menos astucia.

LEA Y DECIDA

Lo difícil para el lector es poder entender si el autor está o no dentro de la experiencia misma cuando escribe una crónica, un cuento, un poema donde la voz personal está muy presente, o está recreando lo vivido desde afuera. A menos que el lector lea la obra completa o que el autor use unas claves para sugerir dónde se encuentra, es muy difícil separar lo que siente el autor de lo escrito. O que el autor lo diga de frente o escriba sobre sí mismo. Usted decida.

Sobre este tema, el cronista puertorriqueño Edgardo Rodríguez Juliá dice: "La primera seña que comento en mi escrito es el 'yo fuerte' identificado con la crónica, que en su variante más reconocible para mí, porque así la ejercí en Las tribulaciones de Jonás y El entierro de Cortijo,  requería la identificación de lo narrado con un temperamento algo idiosincrático, y también en primerísima persona." (Edgardo Rodríguez Juliá)




Tuesday, October 11, 2016

CONFIAR Y EL PRETENDIENTE URUGUAYO, EL AMIGO DE GUAYAMA

"en los pronósticos sobre mí mismo
siempre le erro como en las peras
pero en las apariencias me reencuentro" 
                           (de PRONÓSTICOS por Mario Benedetti)

El niño que se cría con violencia, padres y hermanos alcohólicos, palizas que nunca sabía cuando venían ni por qué, violencia diaria, no confía con facilidad en los demás. De adulto, le entregas tu  confianza a un pretendiente, a uno que se vende como amigo, y una vez más te engañan, te mienten, y vuelve esa horrible desconfianza, ese deseo de no volver a relacionarte con nadie. Cuidado cómo juegan con los demás.

Los geranios no paran de mirar a todo el que pasa.  

EL APÓSTOL CONTADOR DE CRISTO EN SAN LUIS DE CANELONES

En su altar privado, de rodillas, se confesaba primero sin que nadie lo oyera, luego rezaba, y después de un acto de contricción, como si fuese Nosferatu, contaba, sumaba y restaba sus papis viejos: "Este sí, este no".

LA INVITACIÓN A NADAR JUNTOS

La puerta se abrió sola. No había nadie en la entrada. Nadie. 

El Atlántico sur es más violento -no por su fuerza, no por su volumen-, por su soledad. Nunca relaja a quien lo observa. Si te fijas bien, su calma arropa la resaca. Engaña. 

Caminé muchas millas para llegar hasta San Luis, y una vez frente a la casa de playa no encontré lo prometido. La lista de huéspedes pegada a la puerta de entrada no incluía mi nombre. 

Regresé al mar. Nadé solo. 

The Plattdüütsch Farmer

He was my age, a little younger
perhaps, he screamed at me 
so many times I smiled back 
"Why do you do that to me?"
We screamed several times. 
🌾Las gardenias enamoran.🌾

RACISMO Y AMORES ILUSOS, ¿MASOQUISTAS.

Leí el artículo anexado, me entró una enorme tristeza, y me pregunto cómo responde uno al racismo, sea directo o sublime. Dediqué gran parte de mi vida y trabajo profesional a luchar contra él y otros tipos de discriminación. Y lo hice con entereza y determinación. Lo que no me esperaba era que en una "relación" -bastante ilusa de parte mía- lo permití a través de chistes, burlas y comentarios sobre los puertorriqueños, negros, centro-americanos, bolivianos, y que aunque protestaba, seguía en contacto con esa persona. Cuando de un día para otro me dijeron que no me iban a escribir más, caí en una crisis que sigue conmigo, y entre las causas de esa crisis es la vergüenza que siento por haber permitido ese tipo de abuso, por sentirme masoquista. Reflexioné y me di cuenta que también había permitido un abuso más sutil pero parecido por parte de un supuesto amigo. Hoy trato de remediar el dolor recreando la experiencia en mis escritos.

Las margaritas quieren o no quieren

Monday, October 10, 2016

El Principito Uruguayo fomenta la violencia contra viejos y contra èl, y no quiere ni tiene el desarrollo emocional para aceptarlo: casos de la vida real novelizados en una serie de capítulos que han aparecido y seguirán siendo recreados en este blog.
La flor de la canela es hermafrodita.

LA VIOLENCIA ENTRE Y CONTRA LOS HOMBRES GAYS NO ES UN JUEGO

Al igual que ocurre con otros grupos en estados de opresión o colonización (los datos lo comprueban), la violencia sicológica y física entre los hombres gays está muy generalizada, hacia ellos, entre ellos y contra sí mismos. El acoso, suicidio, adicción a fármacos y enervantes,  y el alcoholismo son un problema real y deben ser confrontados. Si la violencia no es denunciada, continúa. Para muchos es un juego. Y si viven en el clóset, la tasa de violencia se multiplica. No es un juego.

Si denuncio al homófobo, no es un juego. Si denuncio al que conquista a viejos gays para sentirse poderoso, no es un juego. Si denuncio al que se aprovecha de la amistad para satisfacer su morbo, no es un juego. Si escribo sobre mi auto destrucción -la que me causo yo mismo o cuando participo en relaciones donde la fomentan contra mí-, no es un juego.


MÚSICA PARA UN CAMALEÓN GAY PUERTORRIQUEÑO (BASADO EN UN CUENTO DE TRUMAN CAPOTE)

En aquel momento, después de descubrir que el mulato era una de esas maricas que usaban a las mujeres como mercancía para aparentar lo que ellos no eran, y distinguirlo de los hombres a quienes le gustan los hombres y que no tienen que vivir de las apariencias, deseó que no fuese muy tarde. Cuando le hicieron el cuento, empezó a sentir escalofríos.



A la marica disfrazada de heterosexual lo delataron, sacaron del armario. Asustado, el camaleón se acomodó su máscara. Aterrorizado, se repitió, una vez más, corrió despavorido.


-"¡Me voy!"-: fue todo lo que dijo, indignado, con voz ahogada y pose de machoide, jabao blanqueado por fuera, pero por dentro, sus colores confundidos, entrañas viscosas, el camaleón resbaladizo desapareció.. No pudo aceptar que el satisfacer sus demonios internos es más importante que ser leal a sus amigos.


Perseguido por su consciencia, la neutraliza, adormece, engaña con alcohol y fármacos: antidepresivos, pastillas para dormir. Miente. Se miente. Su identidad sacrificada, hombría decorada por poses y voces, y la moral matizada por el morbo que la guia; lo guía, fomenta la violencia a costa de satisfacer su insaciable necesidad de vivir para ser guiado por su obscuro psique, cual personajes de Genet, y sus podridas almas.

Tantas veces que ha recibido un buen y merecido tortazo; y ha confesado sus culpas, tratando de expiarlas, como los "nenes buenos" pero maliciosos, que saben pedir perdón para complacer a mami y papi, aunque por detràs siguen haciendo maldades, no cambia, sigue destruyendo su espiritu. No crece.

Pretende ser bisexual, con una mujer como escudo, mas igual que los reptiles en el cuento de Capote, se desliza a escondidas, se mueve por los arrabales de San Juan en busca de chulos, de hombres straights, y cuando con los chulos no basta, trata de conquistar gays que sean amantes de otros, de aquellos a quienes él pretende ser su amigo. Busca satisfacer su más obscuro deseo de conquistar lo que es no es suyo, lo prohibido. Es tan conocida su historia, que su careta ya no lo esconde, pero él no puede parar.


Los reptiles respondían instintivamente a la música de la pianista mulata en Martinica, entraban a la sala, se escondían; y el mulato guiado por sus instintos, en su búsqueda de satisfacer sus obscuros y ansiosos deseos, sin importar limites ni lealtades, entra, saluda, arrastra, esconde, se mueve como los camaleones en el clásico cuento de Capote y atrapa a su presa. 


ROBERTO YANEZ CON TITO RODRÍGUEZ: -¿BAILAMOS?-

Bailamos toda la noche
Tito no baila
“Ya son las doce y no llega”
El espacio colmado de aire
Nos acompañaban tres botellas
Tu vino favorito
Quedan dos
“Me hará lo mismo que ayer”
Un disco nuevo, compacto
El de vinilo se fue contigo
“Cariño no sufras tanto”
Imposible con Tito de terapeuta
“Que estoy aquí”: susurras
Queda una botella
Roberto Yanez interrumpe:
“Son tus cartas mi esperanza”
Tito lo regaña:
“Te hará lo mismo que ayer”
Queda menos de una botella
Bailamos el mismo bolero
En espacios con aires distintos.

(NY-Frankfurt, 1980, de la colección Roland Barthes y Tito Rodríguez en Dúo) 
La amapola, de solo mirarla, pierde sus pétalos. 

EL PRINCIPITO URUGUAYO Y EL PLANCHA BORICUA; ROBERTO YANEZ Y SU ENAMORADA

Roberto Yanez le cantó a las cartas que transmitían esperanzas, penurias y alegrías de su enamorada.

El Plancha Boricua le canta a los emails llenos de mentiras, deshonestidad, juegos eróticos, hasta posibles causas de suicidios, racismo, burlas del siniestro Principito Uruguayo.

A LA CASUCHA EN GUAYAMA TAMBIÉN LE DEBO EL NO SUICIDARME

Desvelado, los recuerdos vuelven. -"¿¡Ahí es donde tú vives!?"-: preguntaban una y otra vez, sorprendidos, tantos y distintos hasta que a los veinte años, con el sudor de mi trabajo construí una casa de concreto, techada de zinc, y ya nadie más volvió a sorprenderse que fuese un hombre bien pobre. La casucha, la gente que se sorprendía, la vergüenza que sentía no han desaparecido, ni quiero borrarlos de mi memoria. Hoy me sirven como recurso para juzgar lo que he logrado, permitido y por qué; como arma contra el pretendiente que se burló de mí, de mi identidad étnica, de mis defensas en continua alerta, sentimientos; como vara para medir el supuesto amigo que descaradamente me traicionó, y que luego, en conversaciones con otros, me entero que repite que él no me conocía en el pueblo. La casucha me sirve como sostén para no suicidarme.

Sunday, October 9, 2016

EL YUYO NO ES BLANCO

KAFKA EN MANHATTAN

3:00 a.m. Desvelado, con la soledad a cuestas y la vejiga dando órdenes, me fui al baño arrastrando mis penas, y lo que nunca había visto antes, un tipo de insecto pequeñitito, estaba cerca del inodoro. El bichito activó mi alegría, me sentí acompañado. Le puse nombre y saludé. Cuando me oyó, salió disparado por debajo de la puerta. Malagradecido. En verdad que no todo el mundo está listo para querer como uno se merece.
Las orquídeas pueden ser eternas.

SI VIVES EN EL CLÓSET

"All literature is gossip." (Truman Capote)
"El que o lo que da, a cada uno lo suyo, ese o eso es justo". (Cicerón)
"The four most beautiful words in our common language: I told you so." (Gore Vidal)

No hagas daño a otros, no engañes a otros, no traiciones a otros, no juegues con los sentimientos de otros, y no tendrás problemas, que de por sí, vivir escondido es estar dentro de una prisión. Si vives en el clóset y desde ahí te burlas, engañas, traicionas, prepárate, que habrá quien te saque a la fuerza.

Saturday, October 8, 2016

Las rosas tienen espinas.

LA POSESIÓN DEL SER

"La violencia amorosa se repite." (Anais Nin)

Desde la puerta de aquella casa vieja, vieja, pobre, muy pobre, donde dormíamos cuatro o cinco en un cuarto (los demás adultos en la sala, cocina), en dos camas con colchonetas cuya guata salía por los rotos de los forros y se enredaba en los alambres de los muelles que la sostenían, lo veía pasar, vestido "de punta en blanco", hacia las fiestas de cumpleaños. Lo quería. No a él; su ser. Hoy ni las fiestas de cumpleaños ni las ropas determinan el deseo de poseer el ser. 

Friday, October 7, 2016

EL PRINCIPITO URUGUAYO, SUS REZOS Y SUS MUCHOS PAPIS

Después de haberse comunicado en plan de pretendiente romántico por casi tres años, el cuarentón -que se presentaba como cristiano, sincero y honesto y que sirvió como fuente para la colección de relatos El Principito Uruguayo-, de un día para otro, le dijo al hombre bastante mayor, que porque tenía problemas con su papi no le podía escribir más, pero que de corazón, rezaría por él; y el bloguero que oyó el cuento frunció el ceño y  preguntó: -"¿Se la creyó, la excusa? ¿Reza?"-. El otro, que no esperaba una ruptura tan radical, sorprendido, dijo que sí, que el cuarentón se arrodillaba y rezaba todas las noches, pero que no podía ni pensar, que el cuarentón se creyese su propia excusa, pero que él no lo creyó, y que aunque su edad lo debió haber curado de espantos, sufrió un shock.

Sufre en shock cualquiera, si también te enteras que el cuarentón apoya a grupos de ultra derecha, neo fascistas, desprecia a los negros, los pobres, los bolivanos, los centrucas, y disfruta del conquistar viejos a través de las redes sociales, viejos perdidos en su soledad, para luego despacharlos con frívolas excusas. Que, incluso, uno de sus viejos se suicidó. Hasta el bloguero que documentó el cuento sufrió el shock, cuando oyó toda esa historia y una razón tan poco factible, "tengo problemas con papi", viniendo de un hombre de cuarenta y pico de años. No es de dudar que el cuarentón tiene que tomar calmantes para anestesiar su cerebro, y así poder, siendo cristiano, creerse a sí mismo un hombre de fe, honesto y sincero; a menos que sea un mentiroso patológico y sufra de disociación psico-social u otra forma más severa de una enfermedad mental. 

Thursday, October 6, 2016

HACKERS EN FACEBOOK

En dos veces distintas han tratado de hackear mi cuenta de Facebook. Puede ser cualquier idiota, como puede ser alguien que se siente aludido por lo que yo escribo. No soy ni Truman Capote ni Fernando Vallejo: no tengo sus talentos ni la necesidad de delatar nombres y apellidos, pero si se siente amenazado por lo que escribo, ni se preocupe, que sus datos personales no serán publicados. Sea en San Juan, Nueva York, Madrid, Montevideo, regrese tranquilo a su clóset; a menos que le guste jugar con los sentimientos de un escritor o traicionar su amistad, o que me pase algo por sus imprudencias, entonces otros se encargarán de hacerlo; el cuento será distinto. He vivido bastante violencia desde que nací -más de lo que la mayoría toleraría- para que nadie se crea que me puede callar o amedrentar.

Si no quiere ser material para un escritor,  no juegue con sus sentimientos, no traicione su amistad, no permita que su morbo lo ciegue; y así no tiene por qué preocuparse. De lo contrario, como dice el jíbaro: "Agúcese y coma berro".

DE MONTEVIDEO A PUNTA EN VOZ DE LA TELLADO (una novela-bolero)

¿Cuántas versiones de un mismo bolero relatan tantos amores, cada uno distinto, detalles recordados, revividos sobre una loseta de un piso en un bar, abrazados en un sofá, entonados en una carretera o bailados en un puerto?

Hay amores en etapas, y hay amores desarticulados, desmantelados en cada letra de un bolero, y hay amores embrumados en cada una de las células, tan impregnadas de ellos, por ellos, que no pueden ser desborujados porque la pasión no los deja; la canción los consuela.

En cada amor, una versión de un mismo bolero, o de muchos boleros, arma y desarma lo amado.

"Te quise con alma de niño": dice uno.
"Pobre de ti si tratas de olvidarme": responde el otro.

Publicado en algún capítulo, contado, cantado, bailado en estas páginas electrónicas, escrito en tiempo de bolero, como parte de la novela MONTEVIDEO A PUNTA EN VOZ DE LA TELLADO.



BOLERO #27: OLVIDOS

El bolero no tiene escape. Los recuerdos, imposibles de borrar, se llevan cicatrizados en el alma, en los pasos sobre una loseta.

Quién recuerda, quién es, no importa saber; ni de dónde vienen, ni dónde están, dónde llegar, dónde comenzaron los laberintos emocionales caminados sin poder parar.

No importa saber cuál es la ruta, la que tantas veces ha sido andada por las páginas de novelas rosas, ensangrentadas por flores negras o enternecidas por los boleros que le sirven de fondo.

En Manhattan, Montevideo, Punta, en cada uno de los hoteles, casas, hospitales, bares, se encuentran huellas, voces que retan a La Lupe, a una travesti en Youtube, a Johnny Albino o al disco durante una tormenta invernal y aquel verano austral; que les recuerdan su mentir, que el amor no mataron.

- No, no se acabó.
- Mentiste, solo me diste una ilusión, engaño, mentira, maldad, falsedad.

Cada memoria arrastra una imagen, un pacto indestructible. una acaricia por la espalda, un temblar inexplicable, silencios extensos, súplicas y besos tiernos, una lágrima, un grito inexplicable, un extenso suspiro, un bolero escrito sobre piedras, pantallas, papeles, tan solo papeles.

Cada memoria evoca tantos amores comprometidos, tan poderosos que sirven de barreras frente a otros amores, y enfurecen, enloquecen, hacen daño, si así lo deciden, o ayudan a pasar el puente, a ir de un capítulo a otro; ser cantado, contado.

- Se acabó. Aléjate, no me platiques más. Si me ves cualquier día por esos lugares que yo frecuento, no me mires, no me hables.
- Lo siento, perdóname, lo tengo que aceptar, el Porsche era de mi padre.

GAYS EN EL CLÓSET, CERVANTES Y LOPE

Las guerras literarias entre Cervantes y Lope me tienen sin cuidado, que con los gays dentro de, y desde sus armarios, jodiéndole la vida a los demás, mientras juegan el papel de respetuosos (planchaditos y perfumados) señoritos, basta y sobra. Y cómo se engañan entre ellos, y a otros, pero ese es otro cantar.

EL PRINCIPITO URUGUAYO, LACAN, POE Y EL PLANCHA BORICUA

La profesora de la Universidad de la República, lectora del blog donde por primera vez aparecen publicados los relatos que conforman la colección El Principito Uruguayo, estableció un paralelo entre el cuento de Edgar Allan Poe, "The Purloined Letter" y los relatos que conforman la colección El Principito Uruguayo, y sugiere que al igual que el detective en el cuento de Poe, el Plancha Boricua logra mover al Principito Uruguayo, de seductor de viejos en busca de compañía y amor a uno en continua expectativa, de conquistador a víctima.

Se fundamenta la profesora en la lectura que hace Jacques Lacan del cuento de Poe. Lacan se fija en el papel que una carta juega en el cuento: un detective se aprovecha de la misma carta que un ministro de la corte usó para seducir/chantajear a la reina. El detective lleva al ministro de ser el seductor/agente activo a un estado defensivo. Sugiere la profesora que el Plancha Boricua usa la red cibernética -que tanto placer le daba al Principito Uruguayo- para cambiar la función de las fichas del juego, y el papel que cada jugador tenía. Un viejo, el Plancha Boricua usa la red para cambuar su papel: de víctima a detective.

Wednesday, October 5, 2016

ORDENAR

"El pianista, casi matemático con las teclas y su vida, olvidó que se estaba pudriendo por dentro." (Joan Geanet, El Músico de Saint Loui) 

REPARAR

"La reparación es lenta, y no siempre trae consuelo. Pero el infierno asegurado es haber dicho que no a empezar esa tarea." (Leila Guerriero, Decir 'no')

DORMIR

Desvelado, noche tras noche, un viejo
ni perdona la vergūenza del engaño
ni la muerte repara la pesadilla.

Understanding Homonationalism: Why Are There Gay People Supporting Trump? | Huffington Post

"....have created space for the homonationalist American who abandons intersectional activism and advocates racist, xenophobic, capitalistic self-interest." *

http://www.huffingtonpost.com/entry/gay-people-supporting-trump-homonationalism_us_57f3e545e4b01b16aaff4bff


Las mil cartas de amor de Mitterrand a su amante, publicadas en un libro | loc | EL MUNDO

Las mías no son cartas; son emails y otros tipos de escritos, pero, debido al tipo de affaire, valen tanto o más, y serán publicados pronto (los emails no serán publicados; se usarán como referentes solamente).

http://www.elmundo.es/loc/2016/10/05/57f539aa268e3eb2738b4594.html

Tuesday, October 4, 2016

OCTUBRE

La lectura del relato me centró una vez más. ¿Cuántas veces lo he leído durante esta temporada? En octubre las hojas son más anaranjadas y amarillas, hoy se ven menos brillantes. Octubre trae mucho más que el otoño. ¿De qué hablo? En octubre siempre me llega la nostalgia. ¿Por qué hablo de ecología y colores, cuando sólo los estados de ánimo me interesan? Las ideas se intercalan y forman telarañas lingüísticas me dijo el, valga la redundancia, el lingüista. De ti y de mí hablo. Me repito. ¿Por qué me repito todo el tiempo? La edad nos lleva a repetirnos, a reafirmar nuestra existencia y memoria, a recalcarnos. Los pasos se van haciendo lentos, muy lentos. En octubre camino hacia el bosque que queda al norte de la casa, del pueblo, la provincia, el país, el continente. Quebec es lo más norte del norte. Al sur de la casa están las fincas de maíz, Montreal, Nueva York, la barbarie. Mis pasos los sigue el camino que voy dejando, la ventana de la habitación en el ático que mira hacia el norte, hacia el bosque, y las huellas en las hojas secas trituradas por mis pasos. Pinos y matorrales me reciben, luces entrecortadas por las ramas y colores me alumbran. No hay osos en este bosque. No hay lobos en este bosque. Ruidos de hojas cayendo y ecos. Oigo ecos. El bosque me llama por las tardes, todas las tardes de octubre. Me aleja de los vaivenes y palabras quebequenses de mi familia adoptiva. Ellos me adoptaron a mí y yo a ellos. Me ven caminar hacia el bosque y les cambia el semblante, les da miedo. Las pasiones de familia, de niños asertivos, de padres directos y amorosos, gritones a veces, a veces susurran, son reemplazadas por el silencio. El bosque me arropa, me devuelve al útero para comenzar de nuevo. El bosque me cuida. "Be careful, Yerardo.” Qué difícil se le hace a los franceses y quebequenses pronunciar ese fonema. "My name is Gerardo": grito, respondo, repito el "ge" y sonríen. Me contestan en francés. Para los quebequenses, al igual que todas las culturas que viven en dos lenguas, el cambio de una a otra nunca es completamente puro; esto es, de haber pureza en los idiomas. No la hay. Tampoco en el bosque ni en las familias o el individuo. Con la mía en Quebec mis impurezas no son motivo de miedo. Juego con sus hijos, los llevo a comer pizzas: no me ven como un depredador. Cuán distinto a algunos miembros de mi familia biológica. Tan bíblicos y tan poco cristianos. Con los quebequenses me siento integrado. La luz de octubre es pálida, y pálidos son los colores, alumbrando el camino, baña de rosados y celestes el aire, el terreno mojado, la atmósfera con sus canicas de vapor flotante. La luz se filtra a través de las ramas, unas frondosas y otras anunciando su otoño, mi otoño. Camino lentamente hacia un claro, allí descanso, y regreso. "Be careful, Yerardo.”: repiten, y a sonreír todos.

EL MAR DE SAN LUIS

La puerta se abrió sola. No había nadie en la habitación. Nadie. Vacía. Completamente vacía.

El Atlántico sur es más violento -no por su fuerza, no por su volumen-, por su soledad. Nunca relaja a quien lo observa. Engaña. 

Caminé muchas millas para llegar allí, y una vez frente a la casa de playa no encontré lo prometido. La lista de huéspedes pegada a la puerta de entrada no incluía mi nombre. 

Regresé al mar. 

MÚSICA PARA UN CAMALEÓN EN SAN JUAN

"El amor y el interés (morbo) fueron al campo un día, pudo más el interés que el amor que te tenía" (del refranero puertorriqueño)


Lo delataron, sacaron del armario. Asustado, el camaleón se acomodó su máscara. Aterrorizado, se repite, una vez más, corre despavorido.


-"¡Me voy!"-: fue todo lo que dijo, indignado, con voz ahogada y pose de machoide, jabao blanqueado por fuera, pero por dentro, sus colores confundidos, el camaleón desaparece. No puede aceptar que el satisfacer sus demonios internos es más importante que ser leal a sus amigos.


Perseguido por su consciencia, la neutraliza, adormece, engaña con alcohol y fármacos: antidepresivos, pastillas para dormir. Su identidad sacrificada, hombría decorada por poses y voces, y la moral matizada por el morbo que la guia; lo guía, fomenta la violencia a costa de satisfacer su insaciable necesidad de vivir para ser guiado por su obscuro psique, cual personajes de Genet, y sus podridas almas.

Tantas veces que ha recibido un buen y merecido tortazo; y ha confesado sus culpas, tratando de expiarlas, como los "nenes buenos" pero maliciosos, que saben pedir perdón para complacer a mami y papi, aunque por detràs siguen haciendo maldades, no cambia, sigue destruyendo su espiritu. No crece.


Pretende ser bisexual, con una mujer como escudo, mas igual que los reptiles en el cuento de Capote, se desliza a escondidas, se mueve por los arrabales de San Juan en busca de chulos, de hombres straights, y cuando con los chulos no basta, trata de conquistar gays que sean amantes de otros, de aquellos a quienes él pretende ser su amigo. Busca satisfacer su más obscuro deseo de conquistar lo que es no es suyo, lo prohibido. Es tan conocida su historia, que su careta ya no lo esconde, pero él no puede parar.


Los reptiles respondían instintivamente a la música de la pianista mulata en Martinica, entraban a la sala, se escondían; y el mulato de San Juan, guiado por sus instintos, en su búsqueda de satisfacer sus obscuros y ansiosos deseos, sin importar limites ni lealtades, entra, saluda, se desliza, esconde, se mueve como los camaleones en el clásico cuento de Capote y atrapa su presa. 


EL SUICIDIO ALUMBRA LA EXISTENCIA

No sabes cuánto amor necesitas hasta que decides suicidarte, si piensas que te han quitado lo poco que tuviste o crees haberlo perdido; quizás no lo perdiste; quizás nunca lo tuviste. Quizás todo fue un juego; quizás no lo reconociste.

UN CAFRE PUERTORRIQUEÑO

Fue la frase que usó el uruguayo gracioso -miembro activo del Partido Nacional, conocido también como Partido de los Blancos, y candidato a ser electo a un puesto político en Montevideo, apoya a Trump, y la antigua dictadura en su país- para decirme en forma de chiste que cuando ganara Trump, y fuese invitado a la toma de posesión: que no me vistiese como un cafre puertorriqueño.

Monday, October 3, 2016

APROPOS CULTURAL APPROPRIATION

It is very appropriate to culturally approppriate particular ethnic looks, just like the white American NYC Upper West Side CCNY professor of Spanish Golden Age Feminist literature who dresses up im china poblana outfits, or the weekend gay leatherettes bankers, outfitted like fascist "black shirts", that wear suit and ties during the work week and vote for Hilaria.

EL TANGO DE LA MEDIANOCHE

La voz interna no para, te dijo que pedías ser querido y se fue, y no entendiste. ¡Cállate! Acuéstate. Deja de hablar. Ya todo está en calma, volver, no te repitas más, ¡qué importa si tus padres eran alcohólicos!, si te pegaban, si no dormías esperando la próxima paliza, el puño, volver, el foetazo, la hermana con ataques de nervios, los intentos de suicidio, los vecinos en la casa, los averigua'os dando opiniones, tratando de ayudar para que todo cambiara, volver, año tras año nada cambiaba, volver, en la escuela primaria no entendían porque salías llorando sin razón alguna, o en la secundaria lucías  tan cansado, no dormías, años tras año, volver, te fuiste y nada cambiaba, volver, ¿de qué vale ahora si en la cuna no hubo esperanza?, volver, no uses al otro para escapar de tu continuo monólogo, de las guerras que terminaron hace tanto y tanto, de la sombra que te sigue, volver, de la muerte que se acerca, del usted es la culpable, volver, de todas mis angustias, volver, de todos mis quebrantos, usted llegó a mi vida, volver, para siempre, comprenda de una vez, volver, no me hable más, por favor, volver, abandone mi cuerpo, mis entrañas, volver, ni usted es María Félix ni  yo soy Agustín Lara. Quizás soy Gardel tratando de adivinar si son luces a lo lejos, volver, las que parpadean.

     

PALABRAS AJENAS

Me dejaste solo
Rodeado de palabras
Callan mi voz
Ellas, solo ellas hablan
Recuerdan nuestra primera cama
El Hotel Palace de San Juan
En Ponce, nuestro primer cine
En Santa María me juraste amor eterno
Te creí. Junto a otros te creí
El último te quiero
Las palabras siguen molestas
Por estar sin ti
Conmigo, ellas hablan, se quejan
Silencian las mías.

LA PUNTA DEL PENE EN PUNTA DEL ESTE APUNTA HACIA EL CENTRO DE UTAH

Colgado, se "jamaquea" satisfecho, después de venirse y regresar por su cuenta sin que nadie lo invitara, y le importó un pepino lo que dijo Chomsky, quien estaba muy cerca, observándolo todo:  "Al tiempo que el gigante satisface su curiosidad, cada cosa que cualquiera de nosotros escribe en un teclado de computadora podría estar siendo enviado en este mismo momento a las cada vez más enormes bases de datos del presidente Obama en Utah." (El estado de vigilancia en los países libres: Noam Chomsky). Y si usted es un gay siniestro, que de día se presenta como todo un caballero, hetero-normalizado y normativo, y de noche se arrastra por los arrabales en busca de muchachos pobres para aprovecharse de sus carencias, o se pasa en las redes engañando viejos perdidos en su soledad, también terminará en Utah junto al colgado pene.

PINTURA Y CAPOTA

Lo siento pero borré accidentalmente el blog que había escrito sobre el tipo de persona que en Puerto Rican conocen como "pintura y capota". Tendré que volver sobre el tema. Trata sobre los lectores "pintura y capota" que están más interesados en el chisme que en asuntos substanciales. Resultó el ensayo borrado de dos anécdotas distintas: una persona me llama para averiguar la relación de lo que escribo con mi vida personal, darme consejos que no fueron solicitados, y otra para advertirme que tuviese cuidado porque fulanita estaba hablando de mí, basándose en lo que yo escribo. Ni los recursos estilíticos, poéticos, narrativos, ni las ideas sobre la condición humana les interesaba. Solo el chisme. Si  leyesen a Kafka, los Vallejos (el peruano y el colombiano), Genet, Negrón (el guayamés), entre muchos, se vomitarían encima.

Sunday, October 2, 2016

EL Völkisch del Principito Uruguayo

Una palabra alemana, völkisch, sirvió para cuestionar el mestizaje cultural, étnico y desbalance moral del  Principito Uruguayo, y éste prefirió regresar a sus cuartos obscuros. Incapaz de mirar sus contradicciones, cuestionar su morboso placer, huye, se esconde, busca sus presas, y trata de seguir con sus juegos deshonestos. Por dentro el calor que le causa su perturbación erótica sube su temperatura, lo quema lentamente, y para satisfacer su insaciable necesidad busca nuevos viejos con quien jugar, y una vez éstos pierden su orgullo, caen como si fuesen las víctimas de Jean-Baptiste Grenouille, el personaje en la novela Perfume por Patrick Sūskind. Cuando logra absorberlos, desnudarlos emocionalmente, derrumbarle sus defensas, el Principito Uruguayo se enfría, y despacha a sus víctimas, sus reciclables bolsas de basura; comienza otro calentón, otro ciclo y regresa a buscar otro anciano perdido en la soledad de las redes sociales. Más como le escribió el Plancha Boricua, quien usó una expresión del típico jíbaro: "recuerda que a todo cerdo le llega su nochebuena, y en ese momento no hay völkisch que lo proteja".

El volkisch nunca protegíó al Plancha Boricua: las diferencias de clase lo dejaba, durante su niñez, a merced de los que el dinero los convertía en poderosos. Los nenes clases medias se burlaban de las ropas del Plancha Boricua, y para evitar la vergüenza, se escondía en algún rincón de la casucha donde se crió y allí soñaba con otras vidas, y cómo vengarse del abuso. Salió de la pobreza y de su papel de víctima, confrontó la incapacidad de poder defenderse que tan fácilmente puede ser reproducida: caer y permitir de nuevo otro tipo de burlas y la erradicó de su visión del mundo. 

Esta vez, otro clase-media aburrido con su confort, el Principito Uruguayo, pensó que podía burlarse y salirse con la suya. Las reglas del juego fueron cambiadas y el Plancha Boricua usó su soledad de viejo y recuerdos de su crianza para satisfacer su deseo de venganza: lo que los del pueblo caribeño le habían hecho sería pagado por otro burguesito en otras tierras. Cuando reconoció que defendería -como aprendió entre sus parientes jíbaros- el honor de los viejos gays, el suyo, sintió enormes escalofríos, y concluyó que nada parece haber cambiado. Los que buscan hacer daño corren en vías paralelas: arman un ciclo que no termina, que ningún volkisch protege por completo.

Saturday, October 1, 2016

EL,PRINCIPITO URUGUAYO, SUS PAPIS Y LA CRISTIANDAD FASCISTA

Después de conocerlo por más de diez años, y haberse comunicado en plan de pretendiente romántico por casi tres años, el cuarentón -que se presentaba como cristiano,  sincero y honesto- le dijo al otro, que porque tenía problemas con su papi no le podía escribir más, pero que de cirazón, rezaría por él; y el bloguero que oyó el cuento frunció el ceño y  preguntó: -"¿Se la creyó, la excusa?"-. El otro dijo que no podía ni pensar, que el cuarentón se creyese su propia excusa, pero que él no lo creyó, y que sufrió un shock.

Sufre en shock cualquiera, si también te enteras que el cuarentón apoya a grupos de ultra derecha, neo fascistas, desprecia a los negros, los pobres, disfruta del conquistar viejos a través de las redes sociales, viejos perdidos en su soledad, para luego despacharlos con frívolas excusas. Incluso, hasta el bloguero que documentó el cuento sufrió el shock, cuando oyó una razón tan poco factible, "tengo problemas con papi", viniendo de un hombre de cuarenta y pico de años. No es de dudar que el cuarentón toma calmantes para anestesiar su cerebro, y así poder, siendo cristiano, creerse a sí mismo honesto y sincero; a menos que sea un mentiroso patológico y sufra de disociación mental

El Perdón

Se hincó, bajó la cabeza, sudó, pidió perdón, sintió vergüenza, oró, y luego traicionó de nuevo, jugó con los sentimientos de otro, mintió. Fundamentalmente, seguía igual.

BLUE POR DEREK JARMAN NOS REÚNE

                                              AZUL (GTR 05/2014)

Derek: nos encontramos en el 1993. 
Nos separamos, anduvimos caminos distintos.
En el 2016 Serván, sus preguntas, nos han reunido de nuevo.
Le hablé de ti y los azules que nos conjugan.

EL SUICIDIO

Aparte del mal carácter, no tengo otros males. Una bendición, una constitución de hierro, una voluntad de acero (a veces) pueden servir para explicar el que después de casi treinta años de haber estado expuesto al VIH no me enferme -fuera de uno o dos catarros-; y no tomo medicamentos. Ni aspirinas. El café matutino, el buen vino y un pitillo de mariguana de vez en cuando son mis únicas drogas. Trust me! Dos profesores en dos escuelas de medicina en PR y los EEUU, conocidos personalmente, me dijeron que había matado el virus. A saber, que la ciencia y los cuerpos no son predecibles, pero a esta edad tan avanzada, se está muy agradecido. Hasta que las crisis existenciales derrumban la voluntad de acero y despiertan el deseo de matarse, suicidarse.

La primera vez no duró mucho el deseo. Acababa de descubrir que estaba infectado y entré en una crisis emocional que me llevó a querer suicidarme. No ayudaba que uno de mis mejores amigos, muy enfermo de SIDA, se suicidó en mi apartamento y yo tuve que bregar con lo que vino después. Mi crisis fue aliviada por un grupo de amigos extraordinarios, terapia intensiva, la meditación espiritual, las peregrinaciones a santuarios, y una fuerza interna inexplicable me llevaron a superar la crisis. Frente a un río, cerca de la casa de campo de uno de mis amigos supe que no me podía suicidar. Otros iban a sufrir por mi culpa. Recuerdo como ahora  la mirada del hijo de mi amigo, un adolescente con el síndrome de down que sabía que yo estaba sufriendo, con aquellos ojos llenos de ternura y bondad incondicional.

Crecer rodeado de violencia, muertes que resultan de la violencia, intentos de suicidio no ayudan a vivir sanamente. Ante ese ambiente, si no controlas las defensas e inflas el ego, la auto-destrucción es casi automática. Lo sé. Lo viví en carne propia. Y no hay consejo que valga, se requieren muchas más ayudas para poder salir de esos infiernos. Esta última y segunda vez no lo esperaba. Una simple comunicación lo destapó de nuevo y ese obscuro y malvado deseo duró casi dos semanas. Una vez más, unas amigas, dos parientes y un astuto lector de mi blog que se dio cuenta que algo andaba mal ayudaron a salir de esas tinieblas. Y como había ocurrido casi treinta años atrás, frente al río y ante los ojos del hijo de mi amigo, de nuevo la catarsis fue detonada por el amor incondicional expresado en los ojos llenos de tristeza de mi sobrino-nieto. Su compasión sin palabras hizo que mi obscuridad viera un poco de luz, me obligara a no querer que otros sufrieran por mi culpa.

Durante esas dos semanas de crisis, antiguos rencores y resentimientos, relaciones tóxicas en las cuales fui participe y agente activo salieron a flote, y ataqué a otros sin misericordia. Lo que estuvo reprimido, que nunca fue resuelto y debió haberlo estado, explotó. Pedí perdón, pero también reconocí que estuve involucrado con gente -supuestos amigos, romances- que de no tener tendencias suicidas, hubiese evitado. El suicidio emocional llevaba años cuajándose.

Como escritor aficionado que soy, el ciclo lo he completado esta vez, escribiendo y usando las experiencias que activaron el deseo del suicidio como referentes; las he convertido en ficción. Los entornos históricos y los personajes que fueron parte de las experiencias sirven de fuente. Sus nombres no aparecen. Son fundamentos, como lo son todos los personajes y anécdotas que informan la poesía, la narrativa, las artes en general. El suicidio es real, social, espiritual y mental; y no ocurre en un vacío.